CARTERA DE ENERGÍAS RENOVABLES

Nos anticipamos al futuro con la mayor cartera de renovables de la industria

#empresa #energías renovables #inversiones

El plan de inversión de Iberdrola para el periodo 2020-2025 —ahora ampliado hasta 2030— reafirma su apuesta por las energías renovables. Así, de los 75.000 millones de euros previstos para 2025, el 90 % serán inversiones orgánicas (68.000 millones) y, de estas, el 51 % (unos 34.680 millones) irán destinadas al área de renovables, que alcanzará los 60 gigavatios (GW) de potencia instalada en 2025, duplicando la capacidad actual. Con la ampliación hasta los 150.000 millones de euros a 2030, la compañía tiene previsto alcanzar una potencia instalada renovable de 95 GW, y parte de una posición única, con una de las carteras renovables más grandes de la industria, superior a los 74 GW.

En 2020, Iberdrola continuó reafirmando las bases de su crecimiento futuro, aumentando su cartera de proyectos en 25 GW, hasta los 74,4 GW, una de las mayores carteras de proyectos renovables de la industria distribuidos por sus áreas tradicionales —reforzadas con nuevos mercados como Australia, Japón y Suecia— y principales tecnologías: 32 GW son fotovoltaicos; 22 GW, eólicos marinos; 16,2 GW, terrestres; 3,3 GW, hidroeléctricos; y 0,9 GW corresponden a baterías de almacenamiento. Asimismo, a cierre del ejercicio 2020, la compañía cuenta con 17,4 GW verdes en construcción y desarrollo —de los que 8,7 GW corresponden a nuevas instalaciones solares, 4,5 GW a eólica terrestre, 2,6 GW a eólica marina, 1,2 GW a hidroeléctrica, y 400 MW a baterías— y, para 2025, prevé tener hasta 11 GW en ejecución.

TRIPLICAMOS NUESTRA CAPACIDAD RENOVABLE EN LOS PRÓXIMOS 10 AÑOS

Iberdrola avanza su plan inversor a 2025 de 75.000 millones de euros, que ha ampliado ahora hasta los 150.000 millones para 2030, y permitirá alcanzar una potencia instalada renovable de aproximadamente 95 GW al final del mencionado periodo — multiplicará la actual por dos hasta los 60 GW—.

Asímismo, de los 75.000 millones de euros de inversión prevista para 2025, el 90 % será orgánica (68.000 millones) e irá destinadas principalmente a energías renovables, en concreto, el 51 %, unos 34.680 millones de euros. Las inversiones están focalizadas en países con objetivos climáticos y energéticos ambiciosos, como Estados Unidos —donde irá a parar el 33 % de la inversión en renovables a 2025—, España (21 %), Reino Unido (12 %) y Brasil (5 %). Destaca especialmente el área geográfica que opera la filial Iberdrola Energía Internacional (IEI), formada por Australia, Portugal, Francia, Italia, Alemania, Grecia e Irlanda, entre otros países. Esta compañía recibirá el 29 % de la inversión a 2025 e incrementará su capacidad renovable instalada hasta 8 GW al cierre del mencionado periodo.

 Energía eólica marina

Iberdrola tiene previsto invertir en energía eólica marina 2.100 millones de euros de 2020 a 2022 y 8.800 entre 2023 y 2025. La eólica marina, negocio en el que la compañía es pionera como lo fue hace 20 años en la eólica terrestre, será uno de los grandes vectores de crecimiento. Así, durante 2020 esta área ya aportó 585 millones de euros al EBITDA del grupo.

Dentro de la cartera de proyectos renovables de la compañía, que suma ya 74,4 GW en el mundo, la eólica marina es la segunda tecnología con mayor protagonismo, con 22 GW en cartera.

Al cierre de 2020, Iberdrola contaba ya con 1.300 MW instalados en el mar y construye en la actualidad cerca de 2.600 MW:

Parques eólicos marinos operativos:

  • East Anglia ONE (Mar del Norte): con 714 MW de potencia, es hasta la fecha el mayor parque eólico de la historia de Iberdrola. Inició su operación en agosto de 2020 y cuenta con 102 turbinas que producen energía limpia para 630.000 hogares británicos.
  • Wikinger (Mar Báltico): esta instalación de 350 MW supuso la entrada de Iberdrola en en Alemania, país en el que avanza en la construcción de otros dos parques eólicos marinos: Baltic Eagle (476 MW) y Wikinger Süd (10 MW). La suma de estos tres proyectos, todos ellos situados junto a la isla de Rügen, dará lugar al mayor complejo eólico marino del mar Báltico, con una capacidad total instalada de 836 MW y una inversión conjunta de 2.500 millones de euros.
  • West of Duddon Sands (Mar de Irlanda): se trata de la primera instalación marina que Iberdrola puso en marcha, en octubre de 2014. Produce energía para 280.000 hogares británicos.

 

Parques eólicos marinos actualmente en construcción:

  • Saint Brieuc (Bretaña francesa): dotado de una inversión de 2.400 millones de euros, se estima que, cuando inicie su fase de explotación en 2023, tendrá una producción de 1.820 gigavatios hora (GWh) al año, con los que cubrirá la demanda energética de 835.000 personas.
  • Baltic Eagle (Mar Báltico): representa la segunda gran iniciativa de eólica marina promovida por el grupo Iberdrola en Alemania, donde también tiene en desarrollo Wikinger Süd (10 MW), y tras la puesta en marcha de Wikinger. Estas tres instalaciones renovables, situadas junto a la isla de Rügen, darán lugar al mayor complejo eólico marino del mar Báltico, con una capacidad total instalada de 836 MW y una inversión conjunta de 2.500 millones de euros.
  • Vineyard Wind (Massachusetts): será el primer parque eólico marino de Iberdrola en Estados Unidos. Vineyard Wind 1 contará con una potencia de 800 MW, con la que será capaz de atender las necesidades energéticas de más de 400.000 hogares.
  • Park City Wind (Connecticut): Frente a las costas de Connecticut, su entrada en operación está prevista para 2025. Como Vineyard Wind, tendrá una potencia de 800 MW.

Además de estos parques ya en operación o en construcción, Iberdrola cuenta con una cartera adicional de 19.000 MW, de los que 9.000 están listos para empezar a construirse: Kitty Hawk (Carolina del Norte, 2.500 MW); Zone 522 (Massachusetts, 3.400 MW); East Anglia Hub (mar del Norte, 3.100 MW), y Windanker (Mar Báltico, 300 MW). Junto a estos 9.000 MW, la compañía tiene 10.000 MW en desarrollo en Suecia, Japón, Polonia e Irlanda.

De este modo, Iberdrola se encuentra en una posición óptima para participar en las subastas y licitaciones previstas en los próximos meses en sus nuevas plataformas de crecimiento: Estados Unidos, que sacará a subasta 3.200 MW; Reino Unido (hasta 12.000 MW), Japón (3.000 MW), Alemania (900 MW), Francia (hasta 2.250 MW), y Dinamarca (hasta 2.200 MW).

 Energía fotovoltaica

La inversión prevista en energía solar fotovoltaica asciende a 4.200 millones de euros hasta 2022 y 5.500 hasta 2025, lo que impulsará un crecimiento de 6 GW y 8 GW respectivamente, sumando una capacidad instalada total de 15 GW en 2025. A cierre del ejercicio 2020, Iberdrola posee 1,9 GW operativos. La cartera de proyectos de esta tecnología asciende a 32 GW hasta 2025, de los cuales 2,7 GW están en construcción y 6 GW asegurados.

Los principales proyectos fotovoltaicos son: Francisco Pizarro, Ceclavín, Arenales, Puertollano y Campo Arañuelo (en España); Montague Solar, Lundhill, Mohawk y Bakeoven (Estados Unidos); Cuyoaco (México); Carland Cross Hybrid, Coldham Hybrid y Coal Clough Hybrid (Reino Unido); Algarve Setubal (Portugal); y Montalto di Castro (Italia).

 Energía eólica terrestre

Iberdrola planea invertir en energía eólica terrestre 6.100 millones de euros entre 2020 y 2022 y 5.900 de 2023 a 2025. Estas inversiones permitirán alcanzar los 26 GW en 2025. La compañía, tiene 16,2 GW en cartera de proyectos de esta tecnología hasta 2025, de los cuales 4,5 GW están en construcción o asegurados al cierre del ejercicio 2020.

Los principales proyectos eólicos terrestres son: Puylobo, ERPASA y Martín de la Jara (en España); Pier y Santiago (México); Beinn and Tuirc 3 y Halsary (Reino Unido); Chafariz y Oitis (Brasil); La Joya I-II, Midland y Golden Hills (Estados Unidos); Mikronoros y Askio II y III (Grecia); y Rokani (Rumanía).

 Energía hidroeléctrica y almacenamiento energético

Para el ejercicio 2025, Iberdrola tiene previsto alcanzar 14 GW en energía hidroeléctrica, tanto la tradicional y almacenamiento energético mediante tecnología de bombeo.

El grupo invertirá 1.000 millones de euros hasta 2022 y otros 700 hasta 2025 para incrementar su capacidad de almacenamiento energético, que crecerá 1,7 GW para 2025. La cartera hasta 2025 asciende a 3,3 GW para la tecnología de energía hidroeléctrica.

LIDERANDO EL DESARROLLO DEL HIDRÓGENO VERDE

Iberdrola ha identificado el hidrógeno verde como un vector estratégico para el segmento industrial. Así, en línea con los planes de recuperación europeos, la compañía prevé la instalación 600 MW operativos para 2025 —que serán más de 800 MW en 2027— y producirá 15.000 toneladas de hidrógeno renovable —frente a las 1.000 previstas en 2022— que espera elevar hasta las 85.000 toneladas en 2030. El grupo ya trabaja, junto a Fertiberia, en el desarrollo de la mayor planta de hidrógeno verde para uso industrial en Europa, que estará operativa en 2021 y supondrá una inversión de 150 millones de euros.

La compañía ha presentado, además, 53 proyectos al programa Next Generation EU, que activarían inversiones de 2.500 millones para alcanzar una producción anual de 60.000 tn/año. Al mismo tiempo, liderará el desarrollo de una cadena de valor para respaldar la implantación de nuevos fabricantes de electrolizadores y promoverá alianzas con otros grupos industriales. En este sentido, la compañía ha firmado un acuerdo con la empresa noruega Nel, el mayor fabricante de electrolizadores del mundo, para desarrollar electrolizadores de gran tamaño y promover la creación de una cadena de proveedores de esta tecnología en España. Para materializar el proyecto, la energética ha constituido, junto con la empresa vasca Ingeteam, la compañía Iberlyzer, que se convertirá en el primer fabricante de electrolizadores a gran escala en España.

Asimismo, Iberdrola ha anunciado la creación de una nueva unidad de negocio de hidrógeno verde, con el objetivo de posicionarse como líder mundial en esta tecnología.

El hidrógeno verde se presenta como la solución para la descarbonización eficiente a medio plazo. El 85 % de la demanda de energía actual en la Unión Europea puede electrificarse mediante las tecnologías limpias disponibles (según datos de Eurostat). Mientras tanto, el 16 % restante podría descarbonizarse al sustituir el hidrógeno gris —generado a través de fuentes contaminantes— por hidrógeno verde en la industria y la química, así como utilizando el hidrogeno verde como combustible para sectores que no pueden usar electricidad, tales como el transporte marítimo, el aéreo o el pesado. Reemplazar todo el hidrógeno gris mundial supondría producir 3.000 TWh/año de energías renovables adicionales.

NEUTRA EN CARBONO

Esta estrategia de inversión en energías limpias y nuestra apuesta por favorecer medidas para combatir el cambio climático a nivel mundial nos ha llevado a continuar reduciendo nuestras emisiones propias, hasta situarlas a cierre del Ejercicio 2020 en 98 gramos por kWh —una cifra la mitad o casi tres veces inferior que las de nuestros principales competidores—.

Asimismo, nos hemos comprometido a ser, en 2030, una compañía neutra en carbono en Europa y a reducir nuestras emisiones de CO2 a nivel global hasta los 50g/kWh. Cabe destacar que Iberdrola genera ya el 100 % de su energía con cero emisiones en países como el Reino Unido, Alemania o Portugal. El grupo, referente mundial en la lucha contra el cambio climático y el proceso de transición energética, se ha fijado como objetivo alcanzar la neutralidad en carbono a nivel mundial para 2050.