DISEÑO DE LA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS 2021

Verde Objetivo: el camino hacia la sostenibilidad

#empresa #sostenibilidad medioambiental #Junta General Accionistas

Con motivo de su Junta General de Accionistas 2021, Iberdrola ha estrenado un nuevo diseño para el evento con el que pretende no solo aglutinar y dar notoriedad a los elementos sobre los que se construye este acto, sino también transmitir y amplificar su propósito y valores corporativos. Así, el nuevo universo visual destaca el carácter de Iberdrola como la compañía verde, una compañía cuyo gran valor es la sostenibilidad y que se guía por su compromiso con el futuro del planeta, por su Verde Objetivo.

Hace tiempo enfocamos nuestro objetivo hacia algo, entonces, revolucionario: una energía más verde para lograr un mundo más verde. Lo que parecía una quimera hoy es una realidad. Iberdrola es ya un referente mundial en energía limpia, responsable, sostenible.

Paso a paso, foco a foco, el objetivo se mantiene intacto: seguimos avanzando y ayudando a avanzar, decididos, hacia un mundo mejor. Y ahora tenemos el foco, además, en la recuperación verde, porque no puede ser de otra forma. Ese es nuestro objetivo, el Verde Objetivo.

EL VERDE OBJETIVO

Iberdrola ha querido trasladar este concepto al nuevo diseño de su Junta General de Accionistas 2021, basado en el Verde Objetivo. Se trata de un símbolo claro, dinámico, luminoso y versátil que ejemplifica el faro que señala el camino hacia la sostenibilidad, poniendo el foco en un mundo más verde.

MÁS DE DOS DÉCADAS CON EL FOCO EN LA SOSTENIBILIDAD

 A la cabeza de la transición energética

Gracias a su apuesta pionera por las energías limpias, el grupo Iberdrola se anticipó 20 años a la actual transición energética, un proceso en el que ya ha invertido 120.000 millones de euros y al que se ha comprometido a destinar otros 75.000 hasta 2025, que ascenderán a 150.000 en 2030. La compañía pretende permanecer así a la cabeza de la revolución energética que afrontan las principales economías del mundo y continuar abanderando la transición hacia una economía baja en carbono.

Ignacio Galán, presidente del grupo Iberdrola

Nuestro modelo de negocio, tras 20 años anticipando la transición energética, nos sitúa como un agente tractor clave en la transformación del tejido industrial, impulsando con nuestra experiencia, compromiso social y capacidad financiera un modelo de crecimiento económico sostenible a largo plazo capaz de hacer frente a los retos actuales de la sociedad

Su histórico plan de inversión le va a permitir consolidar su modelo de negocio limpio, fiable e inteligente, poniendo el foco en más energías renovables, más redes, más almacenamiento y más soluciones inteligentes para los clientes. Iberdrola, que es ya un líder mundial en renovables, se ha propuesto duplicar su capacidad renovable en 2025, hasta los 60 GW, que ascenderán a 95 en 2030. Seguirá también invirtiendo en activos regulados, que alcanzarán los 47.000 millones en 2025 (1,5 veces su valor actual) y los 60.000 en 2030. Asimismo, prevé tener 60 millones de contratos con clientes en 2025 y 70 en 2030, a los que ofrecerá soluciones inteligentes e innovadoras que les permitirán ser los responsables del uso de la energía.

 Comprometidos con una acción climática ambiciosa y urgente

La lucha contra el cambio climático ha sido el motor principal de la estrategia de crecimiento rentable del grupo. Gracias a los esfuerzos realizados en las últimas dos décadas, las emisiones de Iberdrola en Europa se han situado en mínimos históricos en el primer trimestre de 2021: son de 28 gr CO2/kWh y una décima parte de las emisiones de sus competidores europeos y americanos.

Iberdrola es actualmente un referente internacional en acción climática y se ha marcado el objetivo de ser neutra en carbono en Europa en 2030 y reducir su intensidad de emisiones de CO2 a nivel global hasta los 50 g/kWh, avanzando así hacia su compromiso de alcanzar la neutralidad en carbono a nivel global para 2050.

 Líderes en el impulso de los ODS

La compañía ha incorporado a su estrategia empresarial los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por Naciones Unidas en 2015, especialmente el ODS 7 (energía asequible y no contaminante) y el ODS 13 (acción por el clima). Asimismo, Iberdrola promueve una industrialización inclusiva y sostenible como vector de empleo y crecimiento, en línea con el ODS 9 (industria, innovación e infraestructura) y el ODS 8 (trabajo decente y crecimiento económico). El grupo invirtió la cifra récord de 2.507 millones de euros en el primer trimestre de 2021 y contrató a 6.000 trabajadores en los últimos 12 meses, como parte de su objetivo de lograr cerca de 20.000 nuevas contrataciones entre 2020 y 2025.

Iberdrola ha integrado también la conservación y promoción de la biodiversidad de los ecosistemas como fuente de desarrollo sostenible. En consonancia con el ODS 14 (vida submarina) y el ODS 15 (vida de ecosistemas terrestres), la compañía pretende alcanzar la pérdida nula de biodiversidad en 2030 y todos sus proyectos conllevan un exhaustivo plan medioambiental para minimizar la afección a la flora y la fauna.

 Contribuimos a la recuperación verde de la economía y el empleo

Iberdrola está firmemente convencida de que la recuperación tras la COVID-19 solo puede ser verde y, en este sentido, aboga por impulsar la transición hacia un nuevo modelo socioeconómico que sea climáticamente neutral, resiliente, sostenible e inclusivo. Para ello, se ha propuesto acelerar sus inversiones en energías renovables, digitalización y movilidad eléctrica como contribución decisiva a la recuperación de la economía y del empleo.

El grupo apoya el European Green Deal desde su aprobación, en diciembre de 2019, pues considera que este gran pacto verde va a permitir aprovechar las oportunidades que plantea la lucha contra el cambio climático. Al situar en el centro de la estrategia política la descarbonización y la digitalización, se fomentarán las inversiones en energías renovables —más limpias, seguras y asequibles— y se generarán empleos duraderos y de calidad, además de reducir la contaminación del aire y, por consiguiente, mejorar la salud de los ciudadanos.