MEDIO AMBIENTE

El respeto por el medio ambiente, un valor diferenciador

SOMOS CADA VEZ MÁS ECOEFICIENTES GRACIAS A LAS TECNOLOGÍAS DE PRODUCCIÓN CON MENOS EMISIONES Y LA REDUCCIÓN DEL CONSUMO DE COMBUSTIBLES, ENERGÍA, AGUA Y OTROS MATERIALES

Medio ambiente: sostenibilidad y simensión ambiental: contra el cambio climático, con la biodiversidad, uso racional del agua y eficiencia energética.

Iberdrola afronta el futuro inmediato en un escenario caracterizado por la necesidad de atender al fuerte crecimiento de la demanda energética mundial con fuentes eficientes y limpias para reducir las emisiones globales y combatir el cambio climático. La compañía ha reforzado su compromiso con la sostenibilidad, consolidándose como una de las eléctricas europeas más respetuosas con el medio ambiente.

 Comprometidos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible      Huella ambiental

NUESTRA CULTURA DE RESPETO AL MEDIO AMBIENTE

La protección del medio ambiente es uno de los conceptos que nos definen como compañía. Se encuentra recogido en la Misión, Visión y Valores y su gestión se materializa a través de cuatro políticas:

Iberdrola responde a las expectativas de sus grupos de interés en relación con la preservación del medio ambiente a través de una política de información transparente y un diálogo constante, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados recientemente por las Naciones Unidas (2015-2030).

MODELO DE GESTIÓN AMBIENTAL

Además, para que todos los negocios del Grupo puedan contar con un marco común de actuación, disponemos de un Modelo de gestión, que nos permite desarrollar la dimensión ambiental, medir nuestro progreso y evaluar el cumplimiento de nuestros compromisos. Nuestro modelo incluye, además de las mencionadas políticas, otros elementos como:

ACCIÓN Y PREVENCIÓN

De manera específica, conseguimos reducir el impacto ambiental de nuestras operaciones por medio de diferentes acciones enfocadas a:

  • la generación de energía con menores emisiones,
  • la puesta en marcha de programas de biodiversidad,
  • la eficiencia de las operaciones, que conlleva una utilización sostenible de los recursos naturales,
  • la prevención de la contaminación,
  • la gestión adecuada de los residuos que generen las actividades,
  • el uso racional y sostenible del agua.