INTELIGENCIA DIGITAL

Inteligencia digital, ¿cómo educar para el mundo del futuro?

#internet #talento digital #alto rendimiento

La inteligencia digital se revela imprescindible en un mundo que avanza a lomos de la digitalización. Por ello, el desarrollo de habilidades y competencias relacionadas con las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), que va mucho más allá de saber utilizar un smartphone o una tablet, debe ser una de las prioridades para la sociedad en general y para el sector educativo en particular.

El mundo de hoy no es igual al de hace 20 años, y el de mañana tampoco se parecerá al actual. La digitalización ha transformado nuestra forma de pensar, sentir y vivir, y su evolución es tan vertiginosa que los cambios, antes excepción, se han convertido en norma. De ahí, que la gestión del cambio se haya revelado como una competencia básica para las personas en pleno siglo XXI. Pero por encima de esta se eleva la inteligencia digital, para cuyo desarrollo es fundamental una educación disruptiva.

LA DIGITALIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN

La educación es uno de los campos donde la digitalización ha tenido un mayor impacto. Las TIC se han ido incorporando a las aulas y los hogares, pero más allá de las herramientas la pregunta clave es: ¿cómo educar para el mundo del hoy y del mañana? Porque el desarrollo de la inteligencia digital trasciende al manejo de un dispositivo móvil, lo esencial es dotar a las personas de las competencias necesarias para enfrentarse a la vida digital.

Internet ha universalizado el acceso a la educación, aunque este no es igual en todo el mundo a causa de la brecha digital. La educación online, por ejemplo, se ha convertido en una alternativa a la educación presencial, facilitando no solo el mantenimiento de las clases durante la pandemia de COVID-19 sino el lifelong learning —especialmente, para aquellos que compatibilizan formación y responsabilidades laborales— en un mundo que empuja al aprendizaje continuo.

QUÉ ES LA INTELIGENCIA DIGITAL

Según el DQ Institute, creador del término en 2016 y que posteriormente lanzó el movimiento #DQEveryChild junto al Foro Económico Mundial, la inteligencia digital es "la suma de las habilidades sociales, emocionales y cognitivas que permiten a las personas enfrentar los desafíos y demandas de la vida digital". Apunta, además, que dichos retos no se incrementan tanto por los dispositivos que utilizamos sino por las experiencias a las que estos nos brindan acceso.

La inteligencia digital se tornará fundamental para el desarrollo de las competencias digitales y de los perfiles digitales que demanda este siglo. El objetivo para los educadores, por tanto, es ir más allá de pensar en las TIC como una nueva plataforma educativa y fomentar la capacidad de los estudiantes para sobresalir en un mundo donde los medios digitales están omnipresentes.

Al igual que podemos medir la inteligencia general (IQ) o la inteligencia emocional (EQ), el DQ Institute asegura que la inteligencia digital (DQ) también puede medirse. Además, señala que es altamente adaptativa y que puede construirse día a día, asimilándose con mayor eficacia a una edad temprana. Sin una inteligencia de estas características, se está más expuesto a amenazas como el ciberacoso, el robo de identidad o la desinformación (fake news).

LAS CLAVES DE LA INTELIGENCIA DIGITAL (NIVELES Y CAPACIDADES)

La inteligencia digital se divide en tres niveles:

  • Nivel 1. Ciudadanía digital

Utilizar la tecnología y los medios digitales de forma segura, responsable y eficaz.

  • Nivel 2. Creatividad digital

Crear nuevos contenidos y convertir ideas en realidad mediante el uso de herramientas digitales.

  • Nivel 3. Emprendimiento digital

Utilizar medios y tecnologías digitales para resolver desafíos globales o crear nuevas oportunidades.

A su vez, la inteligencia digital debe desarrollar una serie de capacidades:

 Identidad digital

Crear y administrar la propia identidad y reputación online. Esto incluye el conocimiento de la propia personalidad online y la gestión del impacto a corto y largo plazo de la presencia online.

 Uso digital

Utilizar con soltura dispositivos y medios digitales, incluido el autocontrol para lograr un equilibrio saludable entre la vida online y offline.

 Seguridad digital

Evitar y limitar los riesgos online (cyberbullying, grooming, radicalización, etc.), así como el contenido problemático (contenidos violentos u obscenos, entre otros).

 Protección digital

Detectar amenazas cibernéticas (piratería, estafas, malware, etc.), comprender las mejores prácticas y utilizar herramientas de seguridad adecuadas para la protección de datos.

 Inteligencia emocional digital

Ser empático y construir relaciones online saludables con otras personas.

 Comunicación digital

Comunicarse y colaborar con otras personas utilizando tecnologías y medios digitales.

 Alfabetización digital

Encontrar, evaluar, usar, compartir y crear contenido, así como desarrollar el pensamiento computacional.

 Derechos digitales

Comprender y defender los derechos a nivel digital (a la privacidad, la propiedad intelectual, la libertad de expresión y la protección contra la incitación al odio, entre otros).

Las ocho competencias básicas de la inteligencia digital.#RRSSLas ocho competencias básicas de la inteligencia digital.

 VER INFOGRAFÍA: Las ocho competencias básicas de la inteligencia digital [PDF]

CÓMO IMPULSAR LA INTELIGENCIA DIGITAL

A medida que la Cuarta Revolución Industrial avance y nuestras vidas estén cada vez más conectadas, la salud y la prosperidad de las sociedades en todo el mundo dependerá de la inteligencia digital. Los niños ya están inmersos en el mundo digital —lo tienen, literalmente, al alcance de su mano— y ellos definirán el mundo del mañana, pero para ello deben estar dotados de las habilidades necesarias. Para conseguirlo, toda la sociedad debe involucrarse, tanto desde la esfera pública como desde la privada.

  • El poder político debe comprender la importancia de la inteligencia digital como base de una sociedad digital y convertir en una prioridad la implementación de programas que impulsen las capacidades digitales de sus ciudadanos. A su vez, debe cubrir las brechas de los sistemas educativos, dotándolos de recursos y experiencia.
  • El mundo digital ofrece numerosas oportunidades, pero también es una fuente de preocupaciones para padres y educadores. La educación, por tanto, debe comenzar en la esfera de influencia de los niños: los padres en sus hogares y los maestros en las escuelas. Las oportunidades de evaluación, que permiten a los niños comprender mejor sus propias fortalezas y debilidades, son fundamentales para orientarles hacia el éxito.