ENFOQUE DE GESTIÓN

Cuatro líneas de acción prioritarias

Los activos naturales de la Tierra no son solo fundamentales para el desarrollo de la diversidad biológica, sino que también son básicos para el progreso económico y social de la humanidad. Por ello, inevitablemente existe una interacción directa e indirecta entre la actividad del grupo y la biodiversidad.

Enfoque de gestion: protección de la biodiversidad principales instrumentos: política de biodiversidad, pacto por la biodiversidad, planes de seguimiento y control, gestión de conservación positiv#RRSSPrincipales instrumentos de la protección de la biodiversidad.

El desarrollo de las actividades de generación, distribución y comercialización producen, a lo largo de todo su ciclo de vida, interacciones con diversos ecosistemas, paisajes y especies. Nuestra política de biodiversidad, aprobada por el Consejo de Administración, sitúa en un lugar protagonista dentro de nuestra estrategia empresarial la biodiversidad y los ecosistemas definiendo cuatro líneas de actuación prioritarias:

  • Fomento de la protección, conservación y el uso sostenible del capital natural, mediante la adopción de acciones específicas preventivas, paliativas y compensatorias.
  • Conocer el entorno y evitar los impactos mediante la aplicación de un enfoque preventivo en las evaluaciones de impacto ambiental de nuevos proyectos, el control de los impactos y adopción de buenas prácticas a lo largo de todo el ciclo de vida (construcción, operación y desmantelamiento).
  • Colaboración con los Grupos de interés, considerando sus necesidades y expectativas en materia de biodiversidad para su integración en planes de acción y colaborando en proyectos de investigación.
  • Compromiso para formar, sensibilizar y comunicar interna y externamente sobre la relevancia de la biodiversidad.

Para el desarrollo de estas líneas de actuación, se cuenta con diferentes instrumentos como:

  • La Política de biodiversidad, en la que se fija el posicionamiento de la compañía y mediante la que se compromete a considerar la biodiversidad en sus procesos de decisión, particularmente en el diseño y construcción de nuevas infraestructuras, y a integrarla en los sistemas de gestión ambiental, formación, colaboración e información.
  • Pacto por la Biodiversidad, del que Iberdrola es miembro desde 2013 y promovido por la Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España, tiene como objetivo mostrar el compromiso de la compañía con la conservación del entorno y el uso sostenible de la biodiversidad.
  • Modelo de gestión ambiental, en el que se lleva a cabo la implantación de sistemas de gestión mediante planes de seguimiento y control, la mayoría homologados según las normas ISO 14001 o EMAS, para prevenir y controlar los riesgos ambientales.
  • Estudios de impacto ambiental y planes de vigilancia. Antes de cualquier construcción, a través de mecanismos de análisis y prevención de impactos que tienen en cuenta diversas alternativas y establecen medidas correctoras para evitar, mitigar o compensar el posible daño que se monitorizan en los planes de vigilancia y se integran en los sistemas de gestión.
  • Planes de acción para la Biodiversidad, centrados en la protección de especies y hábitats, mediante la aplicación de una gestión de conservación positiva y la investigación de los emplazamientos y su entorno. Las actuaciones, tanto regulatorias como voluntarias, tienen como objetivo obtener un balance neto positivo en la relación con el medio ambiente.
  • Huella ambiental corporativa (HAC), que nos da información sobre los impactos con perspectiva de ciclo de vida de las actividades del grupo sobre la biodiversidad. La HAC abarca a todos los negocios y permite conocer la afección provocada por cada tecnología sobre la biodiversidad. Combinada con la metodología de valoración de los servicios ecosistémicos (Proyecto REIS, USAL), posibilita establecer objetivos de mejora:
    • Afecciones directas sobre la biodiversidad: planes de protección de la fauna (búho real, águila perdicera, urogallo cantábrico, etc.), de la flora (bosques mediterráneos, especies autóctonas, etc.) y de la gestión de hábitats concretos (humedales, etc.).
    • Afecciones indirectas sobre los ecosistemas: planes de gestión del medio hídrico (control de efluentes, medidas preventivas ante derrames y vertidos), del medio edáfico (medidas preventivas ante derrames) y planes de gestión de biodiversidad específicos.
  • Política de relaciones con los Grupos de interés, aprobada por el Consejo de Administración de 23 de octubre de 2018.