PARQUES EÓLICOS

El viento, la mejor apuesta de futuro

El 22 de febrero 2017, Dinamarca cubrió el 95,8% de su demanda eléctrica de ese día con energía eólica. Un mes más tarde, el 21 de marzo, Alemania alcanzó una tasa de cobertura del 53%.

Parque eólico marino de Wikinger.Parque eólico marino de Wikinger.

Febrero de 2016 fue el mes de mayor producción eólica en España: los aerogeneradores produjeron 6.091 GWh, según datos de Red Eléctrica de España. El récord de cobertura se produjo unos meses antes -exactamente, el 21 de noviembre de 2015 a las 04:50 h- cuando el viento cubrió el 70,4% de las necesidades eléctricas del país.

Estas noticias, cada vez más frecuentes en los medios, son el fiel reflejo del avance de la energía eólica. En apenas una década, la eólica ha avanzado cinco puestos en el mix energético del continente europeo:

Evolución de la energía eólica.Fuente: WindEurope (2016).

 Parque eólico marino de Wikinger

 Parque eólico marino de East Anglia ONE

Según datos de la organización WindEurope, durante 2016 se instalaron 12,5 GW adicionales de energía eólica, elevando la capacidad instalada hasta los 153,7 GW. Así, se generaron casi 300 TWh de energía en 2016, el 10,4% de las necesidades del continente. Fue, con diferencia, la energía que más potencia instaló. 

Instalaciones de energía eólica.Fuente: WindEurope (2016).

Un futuro prometedor

Además, la potencia media de los instalados se ha incrementado un 20% desde 2013 hasta 2016:

Potencia media de las turbinas.Fuente: WindEurope (2016).

En este campo la tecnología también está procurando nuevos récords: el 26 de enero de 2017 se probó en Dinamarca el nuevo molino de viento con 8 MW de potencia, ampliables a 9 según los vientos dominantes en su emplazamiento. El aerogenerador fue capaz de producir 216.000 KWh en un solo día, suficiente para cubrir la demanda energética de 22.000 hogares durante un año.

Con todos estos datos, se puede concluir que la energía eólica va a tener un papel clave en la transición energética que se está produciendo a escala global para hacer frente a los retos del cambio climático y a la necesidad de electricidad limpia. Muchos son los estudios que así lo anticipan: el Instituto Tecnológico de Massachusetts, considerado una de las mejores incubadoras de ideas del mundo, en colaboración con otras instituciones, ha elaborado un estudio que apunta cuáles van a ser las claves de la eléctrica del futuro: la descarbonización, la lucha contra el cambio climático, las nuevas tecnologías, la digitalización y el avance de las energías renovables son solo algunas de ellas. También lo confirma la Universidad de Stanford: un mundo movido al 100% por energías renovables, principalmente eólica y solar, será posible en el año 2050.