ECOCIDIO

Ecocidio, la palabra que define los crímenes cometidos contra el planeta

#sostenibilidad medioambiental #cambio climático #acción social

El concepto de ecocidio no es nuevo, pero desde 2021 tiene una definición jurídica. En concreto, "cualquier acto ilícito o arbitrario perpetrado a sabiendas de que existen grandes probabilidades de que cause daños graves, extensos o duraderos al medio ambiente". Sus creadores, un panel de 12 juristas impulsado desde la sociedad civil, pretende que el delito se incorpore como el quinto crimen contra la paz en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI).

Durante la guerra de Vietnam, el ejército norteamericano utilizó defoliantes —productos químicos que hacían que las hojas de los árboles se cayeran— como arma para evitar que los guerrilleros del Vietcong pudieran esconderse. Se calcula que hasta 76 millones de litros de herbicidas y defoliantes fueron lanzados sobre territorio vietnamita, entre ellos el muy nocivo Agente Naranja, causando una catástrofe ecológica que aún tardará años en revertirse.

En 1972, en el marco de la Conferencia sobre el Medio Ambiente de Naciones Unidas celebrada en Estocolmo, el primer ministro sueco Olof Palme se convirtió en el primer jefe de Estado en utilizar la palabra "ecocidio" para referirse a la destrucción masiva del medio natural acaecido en Vietnam. Hoy, medio siglo después, el término ha evolucionado gracias al impulso de la sociedad civil y, sobre todo, a la acción de un grupo internacional de 12 juristas que lo han dotado de contenido jurídico para que la Corte Penal Internacional (CPI) lo reconozca como el quinto crimen contra la paz en el Estatuto de Roma.

QUÉ ES ECOCIDIO

El grupo de juristas ya mencionado define ecocidio como "cualquier acto ilícito o arbitrario perpetrado a sabiendas de que existen grandes posibilidades de que cause daños graves, extensos o duraderos al medio ambiente". Philippe Sands, uno de los juristas del panel, explicó durante la presentación de la propuesta que "cada palabra había sido debatida con cuidado para que no fuera ni demasiado vaga ni demasiado específica, con el fin de lograr la aceptación del mayor número posible de países de cara a su inclusión en la Corte Penal Internacional".

El ecocidio como delito contra el medio ambiente

Para Sands, la clave para considerar un delito medioambiental como ecocidio está en el significado de algunas de las palabras que conforman la definición. En ese sentido, en el preámbulo se explica lo siguiente:

  • Se entenderá por "arbitrario" el acto de imprudencia temeraria respecto de unos daños que serían manifiestamente excesivos en relación con la ventaja social o económica prevista.
  • Se entenderá por "grave" el daño que cause cambios, perturbaciones o perjuicios adversos y notorios en cualquier elemento del medio ambiente, incluidos los efectos para la vida humana o los recursos naturales, culturales o económicos.
  • Se entenderá por "extenso" el daño que vaya más allá de una zona geográfica limitada, rebase las fronteras estatales o afecte a la totalidad de un ecosistema, a una especie o a un gran número de seres humanos.
  • Se entenderá por "duradero" el daño de carácter irreversible o que no se pueda reparar mediante la regeneración natural en un plazo razonable.

TIPOS DE ECOCIDIO

Según Stop Ecocide, la principal ONG que lucha por el reconocimiento del ecocidio como delito, estos son algunos ejemplos de lo que podría juzgarse como tal:

 El daño a los océanos provocado por la sobrepesca industrial, los vertidos de petróleo, la contaminación con plásticos, etc.

  La deforestación a consecuencia de la ganadería y la agricultura intensiva, los incendios intencionados, la extracción minera, etc.

 La contaminación del agua y del suelo por los vertidos químicos, las actividades relacionadas con la minería, la fractura hidráulica (fracking), etc.

 La contaminación del aire por las emisiones de las grandes industrias, los desastres nucleares, los escapes radiactivos, etc.

CASOS DE ECOCIDIOS

Aunque, como ya hemos visto al inicio, la definición de ecocidio no es del todo precisa, a continuación podemos mencionar algunos desastres ecológicos ocurridos durante los últimos años que podrían catalogarse como tal:

  • Accidente de Chernóbil. La explosión de uno de los reactores de esta central nuclear en 1986 provocó la expulsión de una gran cantidad de material radioactivo a la atmósfera —se estima que unas 500 veces más que en Hiroshima—, formando una nube que se extendió por Europa.
  • Vertido del Deepwater Horizon. En 2010 se produjo un accidente en dicha plataforma petrolífera, iniciándose un vertido que provocó una mancha de petróleo que se extendió por más de 149.000 km2 y que se estima contaminó hasta 1.770 km de costa.
  • La deforestación del Amazonas. El considerado pulmón verde del planeta ha perdido desde 1970 una superficie parecida a la de Francia debido, en gran medida, a la acción directa o indirecta de la ganadería y a la sobrexplotación de la madera.
  • Isla de plástico en el Pacífico. También conocida como el séptimo continente por su enorme extensión —triplica el tamaño de Francia—, es el mayor vertedero oceánico del mundo con 1,8 billones de trozos de plástico flotante.
  • La desaparición del mar de Aral. Situado en Asia central, es una de las mayores catástrofes medioambientales conocidas. La sobreexplotación durante décadas del agua de los dos ríos que lo abastecían, el Sir Daria y el Amu Daria, dejaron casi seco el cuarto mar interior más grande del mundo.
  • Sobreexplotación en el río Níger. Tras 50 años de extracción petrolífera sin control en el delta del río Níger, el agua ha quedado envenenada por los derrames y las cosechas no crecen. Así, los lugareños se encuentran prácticamente sin recursos en una zona ya de por sí empobrecida.

Según los expertos, las consecuencias de los desastres ambientales son enormes, tanto para la propia naturaleza como para las personas. En el medio ambiente ocasionan pérdida de biodiversidad, empobrecimiento de los suelos, agotamiento de recursos naturales o destrucción de ecosistemas, además de impulsar el cambio climático. En lo que se refiere a las personas, pueden provocar desplazamientos de población, inseguridad alimentaria o problemas de salud. De hecho, el daño medioambiental es el riesgo más preocupante a largo plazo, según el Informe de Riesgos Globales 2021 del Foro Económico Mundial [PDF]: "La degradación ambiental se cruzará con la fragmentación social y traerá consecuencias dramáticas".