CONTAMINACIÓN DEL SUELO

La contaminación del suelo, sus efectos sobre nuestro futuro y qué podemos hacer para reducirla

#sostenibilidad medioambiental #sociedad #naturaleza

Cuando hablamos de contaminación tendemos a alzar la vista, pero este problema no afecta solo a nuestros cielos. Los suelos, que acogen los cultivos de frutas, verduras u hortalizas, también sufren las consecuencias y sus efectos llegan hasta nosotros a través, por ejemplo, de los alimentos anteriormente mencionados. ¡Ha llegado el momento de cuidar la tierra que yace bajo nuestros pies!

La superficie terrestre es la piel del planeta, un manto lleno de cicatrices, arrugas milenarias y heridas más recientes causadas tanto por el hombre como por la propia naturaleza. Algunas de estas úlceras son incurables —como la extinción de especies—, otras comprometen la salud y la seguridad alimentaria, y todas ellas amenazan el bienestar de 3.200 millones de personas en el mundo, como advierte el último informe sobre contaminación del suelo de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES).

QUÉ ES LA CONTAMINACIÓN DEL SUELO

Este mal invisible aparece cuando la concentración de contaminantes en la superficie es tan alta que daña la biodiversidad del suelo y pone en riesgo nuestra salud a través, sobre todo, de la alimentación. Precisamente actividades como la ganadería y la agricultura intensivas suelen emplear fármacos, plaguicidas y fertilizantes que contaminan los campos, al igual que ocurre con los metales pesados y otras sustancias químicas de origen natural o antropogénico.

La contaminación del suelo es una amenaza global especialmente grave en regiones como Europa, Eurasia, Asia y África del Norte, como revela la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Este organismo internacional asegura también que la degradación intensa o moderada afecta ya a un tercio del suelo mundial, y su recuperación es tan lenta que se necesitarían 1.000 años para crear 1 centímetro de capa arable superficial.

CAUSAS Y TIPOS DE CONTAMINACIÓN DEL SUELO

Fenómenos como la erosión, la pérdida de carbono orgánico, la salinización, la compactación, la acidificación y la contaminación química son los principales responsables del deterioro actual del suelo. Además, la FAO diferencia entre estos dos tipos de contaminación edáfica:

  • Contaminación puntual: se debe a razones concretas, tiene lugar en áreas reducidas y sus causas son fáciles de identificar. Esta contaminación terrestre es habitual en las ciudades, los emplazamientos de antiguas fábricas, los alrededores de las carreteras, los vertederos ilegales y las depuradoras.
  • Contaminación difusa: abarca territorios muy amplios y sus causas son diversas o difíciles de identificar. Este suceso implica la dispersión de contaminantes a través de sistemas aire-suelo-agua y tiene un impacto importante sobre la salud humana y el medio ambiente.

Entre las causas antropogénicas más habituales de la contaminación del suelo, la FAO destaca la industria, la minería, las actividades militares, la gestión de desechos —aquí entra la basura tecnológica— y aguas residuales, la agricultura, la ganadería y la construcción de infraestructuras urbanas y de transportes.

El consumo global anual de fertilizantes.#RRSSEl consumo global anual de fertilizantes.

 VER INFOGRAFÍA: El consumo global anual de fertilizantes [PDF]

CONSECUENCIAS DE LA CONTAMINACIÓN DEL SUELO

Las sustancias tóxicas que se depositan en la superficie terrestre perjudican nuestra salud y bienestar, así como la calidad de los alimentos, el agua y el aire. A continuación, detallamos los efectos más relevantes según IPBES y la FAO:

 Daños a la salud

Los contaminantes de la tierra pasan a nuestro organismo a través de la cadena trófica, propiciando la aparición de enfermedades. Además, la propagación de los antibióticos por el medio ambiente favorece la resistencia de los patógenos a estos fármacos.

 Peores cultivos

Los agentes de la contaminación del suelo comprometen la seguridad alimentaria de la población mundial al disminuir la cantidad y la calidad de las cosechas.

 Cambio climático

La degradación del suelo liberó entre 3.600 y 4.400 millones de toneladas anuales de CO2 a la atmósfera en la primera década del siglo XXI.

 Contaminación de agua y aire

El deterioro de la superficie terrestre repercute en la calidad del agua y del aire, sobre todo en los países en vías de desarrollo.

 Desplazamientos de población

La degradación del suelo y el cambio climático obligarán a emigrar a entre 50 y 700 millones de personas para el año 2050.

 Desaparición de especies

La contaminación del suelo es una de las principales causas que podrían desencadenar la sexta extinción masiva de la historia —la población terrestre de vertebrados ya se redujo un 38 % entre 1970 y 2012—.

 Desertificación

El número de habitantes de las zonas más áridas del planeta podría suponer el 45 % de la población mundial en 2050, mientras los humedales del mundo han perdido el 87 % de su área en los últimos tres siglos.

 Impacto en la economía

Se estima que las pérdidas económicas globales originadas por el deterioro del suelo lleguen a superar el 10 % del Producto Interior Bruto (PIB) mundial anual.

SOLUCIONES PARA REDUCIR LA CONTAMINACIÓN DEL SUELO

La degradación del suelo es un problema complejo que requiere de medidas conjuntas por parte de los gobiernos, las instituciones, las comunidades y los individuos. Estas son algunas de las cosas que podemos hacer para mejorar su salud:

  • Consumir alimentos sostenibles, reciclar correctamente pilas y baterías, hacer compostaje casero o deshacernos de los fármacos en los lugares habilitados para ello.
  • Incentivar un modelo más ecológico de industria, agricultura y ganadería, entre otras actividades económicas.
  • Mejorar la planificación urbanística de las ciudades y del transporte, así como el tratamiento de las aguas residuales.
  • Reformar la gestión de los residuos mineros, restaurar la topografía y conservar la capa superficial del suelo.
  • Incluir a las comunidades locales y a los pueblos indígenas en el diseño, la implementación y la evaluación de la gestión sostenible del suelo.