FINANCIAMIENTO CLIMÁTICO

Financiación climática, clave para la mitigación y adaptación al cambio climático

#sostenibilidad medioambiental #cambio climático #transformacion social

La lucha contra el cambio climático necesita algo más que buenas palabras. Los procesos de adaptación y mitigación, fundamentales para frenar el deterioro del planeta en las próximas décadas, requieren de financiación y este flujo puede venir tanto de entidades privadas como públicas. La ONU, a través de la CMNUCC, se encarga de supervisar estas transferencias de los países desarrollados a los países en desarrollo.

El cambio climático es un problema global y hacerle frente requiere de un elevado volumen de financiación para transformar los procesos productivos y de consumo en todo el planeta. Una tarea especialmente costosa para los países en desarrollo, que en muchos casos son los más vulnerables a este fenómeno. Aquí es donde entra en juego el financiamiento climático para su mitigación y adaptación.

Otra de las particularidades del cambio climático es que algunos de los países más amenazados por sus consecuencias suelen ser los que menos contaminan. Un ejemplo de ello es Kiribati. Al tiempo, la deslocalización de la producción hacia países con mano de obra barata, como China o India entre otros, ha provocado que estos disparen sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Artículo 9, Acuerdo de París

Los países desarrollados deberán proporcionar recursos financieros y prestar asistencia a los países en desarrollo para la mitigación y adaptación al cambio climático

QUÉ ES EL FINANCIAMIENTO CLIMÁTICO

De acuerdo a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), el financiamiento climático es aquel financiamiento local, nacional o transnacional, proveniente de fuentes públicas, privadas y alternativas, que busca apoyar acciones de mitigación y adaptación al cambio climático.

Otra definición es la del Comité Permanente de Financiación (CPF) del mismo CMNUCC, según la cual el financiamiento climático busca reducir emisiones y mejorar los sumideros de GEI, así como disminuir la vulnerabilidad y mantener e incrementar la resiliencia de los sistemas humanos y ecológicos a los impactos negativos del cambio climático.

Un hito fundamental para la financiación climática fue el Acuerdo de Copenhague, alcanzado en 2009 en el seno de la COP15. En él, los países desarrollados se comprometieron a contribuir con 30.000 millones de dólares entre 2010 y 2012 para que los países en desarrollo pudiesen implementar acciones de mitigación y adaptación, así como con 100.000 millones de dólares al año hasta 2020. Este compromiso se reiteró en el Acuerdo de París, en 2015, extendiendo esta ayuda hasta 2025. La elección de Joe Biden como presidente de Estados Unidos, que cuenta con un ambicioso plan climático, supone un espaldarazo para el futuro del financiamiento climático.

FUENTES E INSTRUMENTOS DE FINANCIAMIENTO CLIMÁTICO

El financiamiento climático puede provenir de fuentes muy diversas: publicas o privadas, nacionales o internacionales, así como bilaterales o multilaterales. Asimismo, existen múltiples instrumentos, entre los que cabe destacar:

  • Bonos verdes. Son un tipo de deuda emitida por instituciones públicas o privadas que, a diferencia de otros instrumentos de crédito, comprometen el uso de los fondos obtenidos a un fin medioambiental, como pudiera ser enfrentar el cambio climático.
  • Canjes de deuda. Es la venta de deuda en moneda extranjera por el país acreedor a un inversionista —por ejemplo, una ONG— que después puede canjear la deuda con el país deudor a cambio del desarrollo de proyectos de mitigación y adaptación.
  • Garantías. Son compromisos en virtud de los cuales un garante se compromete a cumplir con las obligaciones asumidas por un prestatario frente a un prestamista en el marco de actividades relacionadas con el cambio climático.
  • Préstamos concesionales. Son préstamos destinados a actividades de mitigación y adaptación al cambio climático que se diferencian de los tradicionales por tener plazos de amortización más extensos y tasas de interés más bajas, entre otras condiciones favorables.
  • Subvenciones y donaciones. Son sumas otorgadas a proyectos relacionados con la lucha contra la emergencia climática, las cuales no es necesario rembolsar.

¿A qué actividades se destina el financiamiento climático?#RRSS¿A qué actividades se destina el financiamiento climático?

 VER INFOGRAFÍA: ¿A qué actividades se destina el financiamiento climático? [PDF]

PRINCIPALES FONDOS DE FINANCIAMIENTO CLIMÁTICO

Los fondos de financiamiento climático son proporcionados por instituciones multilaterales como, por ejemplo, bancos de desarrollo o instituciones financieras creadas en el marco de la propia CMNUCC. Entre los principales, cabe destacar:

Fondo verde para el clima (GCF)

Creado por la CMNUCC en 2010, se trata del mayor fondo del mundo dedicado a ayudar a los países en desarrollo a reducir sus emisiones de GEI y adaptarse a los impactos del cambio climático, prestando especial atención a las necesidades de los países más vulnerables a este. El GCF tiene un papel crucial en el cumplimiento del Acuerdo de París, canalizando el financiamiento climático hacia los países en desarrollo.

Fondo Especial para el Cambio Climático (FECC)

Administrado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), cuenta con cuatro servicios distintos de financiamiento: adaptación al cambio climático; transferencia de tecnología; energía, transporte, industria, agricultura, silvicultura y gestión de desechos; y diversificación económica para los países dependientes de los combustibles fósiles.

Fondo para los Países Menos Adelantados (FPMA)

Administrado también por el FMAM, su fin es ayudar a los cerca de 50 países clasificados como menos desarrollados por la ONU a abordar su alta vulnerabilidad al cambio climático e implementar sus programas nacionales de adaptación.

Programa ONU-REDD

Creado en 2008, también en el seno de la ONU, su objetivo es reducir las emisiones causadas por la deforestación y degradación de los bosques en los países en desarrollo, ayudando a los gobiernos a elaborar e implementar Estrategias Nacionales de REDD+.

Por otra parte, entre los fondos de financiamiento climático bilaterales se pueden citar instituciones como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Alianza Mundial contra el Cambio Climático+ de la Unión Europea (AMCC+) o la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), etc.

 Iberdrola, el mayor grupo emisor de bonos verdes del mundo

 Información relativa a financiación verde de Iberdrola