BONOS VERDES

¿Qué son los bonos verdes y para qué se utilizan?

#sostenibilidad medioambiental #empresa #inversiones

Los bonos verdes son un tipo de deuda emitida por instituciones públicas o privadas que, a diferencia de otros instrumentos de crédito, comprometen el uso de los fondos obtenidos con un fin medioambiental. Así, el dinero obtenido se destina específicamente para la financiación o refinanciación de proyectos verdes, es decir, sostenibles y socialmente responsables en áreas tan diversas como las energías renovables, la eficiencia energética, el transporte limpio o la gestión responsable de los residuos.

Principales usos de los fondos de un bono verde.#RRSSPrincipales usos de los fondos de un bono verde.

El 5 de julio de 2007, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) lanzó por primera vez una emisión muy especial: los bonos verdes. ¿Pero qué son esos bonos verdes y por qué resultan tan relevantes? Su principal peculiaridad reside en su objetivo: deben destinarse a la financiación de proyectos que contribuyan a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible —el número 7 (energía asequible y no contaminante) y el número 13 (acción por el clima)—.

En el caso de Iberdrola tenemos un marco propio de emisión que se inspira en los criterios establecidos por la Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA): los Principios de los Bonos Verdes [PDF]. Sus máximas son:

  • El uso de los fondos será para proyectos verdes con un impacto beneficioso para el medioambiente.
  • El emisor de un bono verde debe comunicar a los inversores los objetivos de sostenibilidad ambiental de forma transparente y permitir la evaluación y revisión externa.
  • La gestión de los fondos estará controlada por el emisor de manera apropiada y transparente, y este permitirá la revisión complementaria por parte de un auditor.
  • El emisor de bonos verdes actualizará periódicamente la información sobre el uso de los fondos y los beneficios medioambientales obtenidos.
  • En la última actualización del marco para financiación verde, Iberdrola ha incorporado también su alineamiento con los principios sobre la taxonomía europea y los estándares para la emisión de bonos verdes de la Unión Europea.

IBERDROLA, UN REFERENTE EN BONOS VERDES

En 2014, Iberdrola se convirtió en la primera empresa española en emitir un bono verde. El grupo es un modelo de referencia internacional en este tipo de financiación y ha sido reconocido por la revista GlobalCapital en 2016, 2017 y 2018 como el principal emisor corporativo de bonos verdes en sus premios Sustainable and Responsible Capital markets Awards.

Iberdrola continúa siendo el grupo empresarial líder mundial en emisión de bonos verdes en el mundo, con 11.400 millones de euros vía mercados de capitales, emitidos en un total de 17 operaciones desde abril de 2014.

En 2020, Iberdrola fue la primera compañía española en reabrir el mercado de bonos durante la pandemia del coronavirus, y lo hizo con una operación verde por importe de 750 millones de euros y con vencimiento a más de cinco años (junio de 2025). Los fondos obtenidos se destinarán, en línea con la estrategia del grupo, a financiar y refinanciar total o parcialmente inversiones renovables de México y Reino Unido, en su mayoría, parques eólicos terrestres. Con el desarrollo y puesta en marcha de estas instalaciones, la compañía quiere contribuir a la recuperación de la actividad económica y al mantenimiento del empleo en la difícil coyuntura actual.

Ignacio Galán, presidente del grupo Iberdrola

Como principal emisor de bonos verdes y promotor renovable, Iberdrola apoya las finanzas sostenibles para acelerar la transición energética, así como cualquier iniciativa para afrontar el cambio climático

También se convirtió en el primer emisor español en unirse a la red de bonos sostenibles del índice Nasdaq: el Nasdaq Sustainable Bond Network (NSBN). Este índice que reúne a distintos emisores detalla de forma homogénea información sobre sus marcos de financiación y los principios que se siguen (GBP del ICMA, por ejemplo), así como datos de los impactos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de cada una de las emisiones.

A la financiación en los mercados de capitales le ha acompañado también la financiación bancaria. En 2016 suscribimos con BBVA el primer préstamo verde realizado en el mundo para una utility. Y en abril de 2018 firmamos el primer préstamo verde en Latinoamérica cuando Iberdrola México, filial 100 % de Iberdrola, suscribió un préstamo bancario verde con una serie de entidades financieras internacionales, por importe de 400 millones de dólares estadounidenses, los cuales sirvieron para refinanciar activos renovables de la compañía en este país.

Iberdrola también ha realizado operaciones de financiación verdes con organismos supranacionales. En 2019 suscribió con el Instituto de Crédito Oficial el mayor préstamo verde concedido por esta institución, por importe de 400 millones de euros. En 2020 se ha suscrito un acuerdo de financiación verde con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Instituto de Crédito Oficial (ICO), por el que el primero aportará 600 millones € y el segundo, 200, a través de préstamos verdes, para financiar la construcción de más de 20 proyectos con una potencia total superior a los 2.000 MW.

Desde su primera operación verde, Iberdrola ha completado con éxito un total de once emisiones públicas de bonos verdes, a las que, además del préstamo de México, cabría añadir otros bonos verdes emitidos desde subsidiarias como Avangrid* (filial de Iberdrola en Estados Unidos) —que en noviembre de 2017 emitió su primer bono verde, por importe de 600 millones de dólares estadounidenses, y en mayo de 2019 volvió a hacer lo propio, esta vez por un importe de 750 millones de dólares estadounidenses, a los que se suman otros 750 millones en abril de 2020— o Neoenergia** (filial brasileña), que en junio de 2019 emitió sus primeras debentures de infraestructura verdes, por más de 1.200 millones de reales brasileños de nominal.

Los fondos obtenidos a través de todas estas operaciones han sido destinados a la financiación o refinanciación de inversiones en proyectos que cumplían con unos criterios en materia medioambiental y de desarrollo sostenible, validados tanto por Iberdrola como posteriormente por VigeoEiris (entidad independiente). Dichos proyectos se enmarcan fundamentalmente en el ámbito de las energías renovables.

Instalación de la subestación Andalucía II en East Anglia ONE.#RRSSInstalación de la subestación Andalucía II en East Anglia ONE.

Iberdrola ha contado con VigeoEiris como experto independiente a la hora de validar el carácter verde de sus instrumentos de financiación. VigeoEiris emite su valoración sobre el emisor no solo en lo relativo a la gestión de los proyectos elegidos, sino también en lo que se refiere a sus compromisos medioambientales generales y de desarrollo sostenible que ejerce en el desarrollo ordinario de su actividad.
 

 Información relativa a los bonos verdes de Iberdrola

 Transición energética

   

* Avangrid, Inc. está participada en un 81,50% por Iberdrola, S. A.

** Neoenergia, S.A. está participada indirectamente en un 50% + 1 acción por Iberdrola, S.A.