PARQUE EÓLICO MARINO DE SAINT-BRIEUC

Saint Brieuc: el primer gran proyecto de energía eólica marina de Iberdrola en la Bretaña francesa

Con el inicio de la fase de explotación en 2023, contará con una potencia total instalada de 496 megavatios (MW), capaz de generar energía limpia suficiente para satisfacer el consumo de electricidad de 835.000 personas.

Ubicación
Bahía de Saint-Brieuc, Francia

N° aerogeneradores
62 turbinas SG 8.0-167 DD

Distancia
A 16 km de la costa gala

Capacidad total instalada
496 MW

Inversión
2.400 millones de euros

Inicio de la fase de explotación
2023

Proyecto
Saint-Brieuc

La región de Bretaña es una tierra de fuertes vientos y grandes mareas, características que han determinado desde siempre el paisaje, la economía y la vida de la zona. Con la idea de aprovechar todo su potencial energético, la compañía concibió el parque eólico marino de Saint-Brieuc: el primer proyecto a gran escala de eólica marina en Bretaña y uno de los primeros en Francia en lograr todos los permisos necesarios por parte de las administraciones para su construcción y explotación.

Dotado de una inversión de 2.400 millones de euros, se estima que, cuando inicie su fase de explotación en 2023, cubrirá la demanda energética de 835.000 personas.

Lo hará gracias a una capacidad total instalada de 496 megavatios (MW) repartidos en 62 turbinas de 8 MW de potencia cada una, que se extenderán sobre una superficie de 75 km2 situada a unos 16 km de la costa francesa.

LOCALIZACIÓN DEL PROYECTO

Parque eólico marino de Saint-Brieuc.#RRSSLocalización del parque eólico marino de Sain-Brieuc.

EVOLUCIÓN DE LAS OBRAS

El grupo Iberdrola, en colaboración con las empresas francesas RES y Caisse des Dépôts, ambas pertenecientes al consorcio Ailes Marines —propiedad de Iberdrola tras la reciente adquisición de la totalidad de sus acciones—, ya ha finalizado la primera fase de construcción del proyecto: el análisis de las condiciones técnicas y ambientales del emplazamiento.

Este primer paso ha consistido en instalar en el área donde se ubica el parque tres sistemas de medición de viento, los cuales han registrado durante los dos últimos años el potencial eólico de la zona a través del sistema LIDAR (Laser Imaging Detection And Ranging), que utiliza tecnología láser para determinar de forma precisa la dirección predominante del viento para identificar la orientación óptima de los aerogeneradores con el fin de obtener el mejor rendimiento energético posible.

Saint Brieuc también tendrá sello español, pues los 62 jacketsplataformas que sustentan los aerogeneradores marinos— y los pilotes serán construidos enteramente por Navantia-Windar, en Fene (A Coruña) y Avilés (Asturias), respectivamente. El ensamblaje final de todos los subconjuntos se realizará en las instalaciones de los astilleros gallegos.

Con un valor de 350 millones de euros, se trata del mayor contrato de eólica marina de la historia de la naviera, que creará más 2.000 empleos directos y miles de empleos indirectos.

La compañía holandesa de servicios marítimos Van Oord ha sido seleccionada para el transporte e instalación de los 62 jackets y de la subestación marítima. Van Oord comenzará los trabajos en alta mar en 2021, con la instalación de los pernos de anclaje. Para ello, desplegará su buque de apoyo en alta mar, Aeolus, diseñado específicamente para construir parques eólicos marinos, que recibirá la ayuda de un segundo buque a partir de 2022.

Siemens Gamesa Renewable Energy (SGRE) se encargará de la fabricación de las turbinas del parque, de 207 metros de alto cada una. Estas últimas irán dotadas con tecnología de última generación direct drive y sus palas, de casi 82 metros de longitud, ofrecerán un área de barrido un 18 % superior al modelo anterior y una mejora de la producción anual de energía del 20 % respecto a su predecesora.

Los aerogeneradores se fabricarán en la planta que Siemens Gamesa ha comenzado a levantar en el puerto francés de Le Havre, de donde saldrán las palas, góndolas y turbinas. La fábrica dispone, igualmente, de una zona logística para los trabajos de instalación y permitirá la creación de 750 empleos que estarán plenamente operativos en 2021.

Por otro lado, los sistemas de cableado de interconexión submarina serán proporcionados por Prysmian Group —líder mundial en la industria de sistemas de cableado de energía y telecomunicaciones con el que Iberdrola ya trabajó en Wikinger y Vineyard Wind—, a través de un contrato por valor de unos 80 millones de euros.

Prysmian instalará y pondrá en servicio 90 km de cables de interconexión de corriente alterna de alta tensión de 66 kV y tres núcleos con aislamiento XLPE. Los núcleos de los cables se fabricarán en los centros de excelencia del grupo, ubicados en Montereau-Fault-Yonne y Gron (Francia), tras lo que se montarán y finalizarán en Nordenham (Alemania), brindando así al mercado francés los sistemas de cableado de última generación de Prysmian, de fabricación local. La entrega y puesta en servicio está prevista para finales de 2022.

La subestación se ha adjudicado a la joint venture integrada por Eiffage Métal y Engie Solutions. La primera realizará la ingeniería y construcción tanto de la cimentación como de la cubierta que alojará los transformadores y el resto de equipamientos eléctricos, mientras que Engie Solutions llevará a cabo su ensamblaje y puesta en marcha.

La estructura que soporta esta subestación está formada por una cimentación (jacket) de 63 metros de altura y un peso de 1.630 toneladas y una cubierta de 55 m de largo, 31 m de ancho y 23 m de altura, con un peso total aproximado de 3.400 toneladas. La subestación estará finalizada a comienzos de 2022.

Finalmente, Iberdrola ha adjudicado a GE Renewable Energy Grid Solutions el suministro y la instalación de los principales equipos eléctricos de la subestación marina, el último de los grandes contratos de suministro para el complejo renovable.

GE Grid Solutions se encargará del diseño, fabricación, instalación y puesta en marcha del equipo eléctrico de alta tensión, así como del sistema de control y protección de la subestación. La compañía diseñará y fabricará los conmutadores con aislamiento de gas (GIS) de 72,5 kV y 225 kV en su fábrica de Aix-les-Bains (Francia).

Los sistemas de control y protección de la subestación se diseñarán en su centro de excelencia en Montpellier (Francia) y los transformadores de potencia se fabricarán en su planta de Gebze, en Turquía. Está previsto que las pruebas de puesta en marcha de los equipos eléctricos en la subestación marina tengan lugar durante el año 2022.

Una vez que esté operativo, en 2023, se convertirá en la cuarta instalación de este tipo de la compañía, tras West of Duddon Sands, ubicado en el mar de Irlanda; Wikinger, en el mar Báltico; y East Anglia ONE, situado en la zona sur del mar del Norte, uno de los parques eólicos marinos más grandes del mundo.