PARQUE EÓLICO MARINO DE VINEYARD WIND

Vineyard Wind, nuestro primer proyecto de eólica marina en Estados Unidos

Iberdrola, a través de Avangrid Renewables, filial de Avangrid Inc.(*), participará en el desarrollo de un parque eólico marino a gran escala frente a las costas del estado de Massachusetts, en Estados Unidos. Vineyard Wind contará con una potencia de 800 megavatios (MW), con la que será capaz de atender las necesidades energéticas de 1 millón de hogares.

Ubicación
Frente a las costas del estado de
Massachusetts (Estados Unidos)

Nº aerogeneradores
84 turbinas V164-9.5 MW de MHI

Capacidad total instalada
800 MW

Empleo Local
3.600 trabajadores

Entrada en funcionamiento
2021

Parque eólico marino
de Vineyard Wind

El grupo Iberdrola ha apostado de forma decidida por la energía eólica marina como una de las claves del futuro de la compañía. Los países elegidos para desarrollar su actividad en esta área han sido Reino Unido, Alemania y Francia. A ellos se suma, ahora, Estados Unidos.

El grupo ha adquirido, a través de Avangrid Renewables, el 50% de Vineyard Wind, la empresa promotora del proyecto —hasta ahora propiedad de Copenhagen Infrastructure Partners (CIP)—.

El parque eólico marino de Vineyard Wind, cuya construcción comenzará en 2019, se ubicará a 15 millas al sur de Martha's Vineyard y aproximadamente a 34 millas al sur de la península de Cape Cod. Su entrada en operación está prevista para 2021 y tendrá una capacidad total instalada de 800 MW producida por 84 aerogeneradores. El complejo generará aproximadamente 2 gigavatios de energía eólica, suficiente para cubrir la demanda de 1 millón de hogares en Massachusetts.

En su conjunto, el futuro parque eólico marino evitará más de 1,6 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono al año, el equivalente a retirar 325.000 vehículos de las carreteras, y garantizará la protección de las aguas subterráneas. Igualmente, durante la vida del proyecto se ahorrarán 3.700 millones de dólares en costes relacionados con la energía en la región de Nueva Inglaterra.

Este proyecto es una de las propuestas presentadas para dar respuesta a la Ley de Comunidades Verdes, una normativa que entró en vigor en Massachusetts en 2016 y que obliga a las compañías eléctricas a adquirir, en el plazo de 10 años, la producción de hasta 1.600 MW de instalaciones de eólica marina.

Con este nuevo desarrollo, el grupo Iberdrola ratifica su papel como compañía eléctrica de referencia mundial en el sector de la eólica marina, siendo capaz de competir con éxito en un sector tan especializado. Avangrid Renewables también cuenta con los derechos para desarrollar otro proyecto de eólica marina en la zona de Kitty Hawk, frente a la costa de Carolina del Norte, que tendrá hasta 1.486 MW de capacidad.

MHI VESTAS OFFSHORE WIND, ELEGIDO PROVEEDOR PREFERENTE

Vineyard Wind ha seleccionado a MHI Vestas Offshore Wind como proveedor preferente para suministrar las turbinas del nuevo parque eólico. El proyecto contará con 84 aerogeneradores marinos del modelo V164 de MHI que, con 9,5 MW de potencia, es el generador eólico más potente del mundo y fue proclamado como el Mejor Aerogenerador Marino de 2017 por la publicación especializada Windpower Monthly.

MHI Vestas prevé contratar a más de 100 personas e invertir más de 15 millones de dólares en la economía de Massachusetts durante la fase de construcción.

PRINCIPALES HITOS DEL PROYECTO

Vineyard Wind continúa tramitando los permisos para iniciar la construcción y puesta en marcha del parque. Así, recientemente ha recibido la aprobación del Massachussets Department of Public Utilities y, en febrero, la Oficina Ejecutiva de Energía y Asuntos Ambientales aprobó el Informe Final de Impacto Ambiental. El siguiente paso será la revisión de los permisos por parte de las Comisiones de Cape Cod y Martha's Vineyard, así como de la Comisión de Conservación de Barnstable.

En diciembre de 2018, Vineyard Wind se adjudicó los derechos de arrendamiento y explotación de una nueva área de 132.370 acres en aguas federales de Estados Unidos por una cuantía de 1,53 millones de dólares. Esta suma será financiada en un 74% por Avangrid Renewables —a pesar de que la empresa promotora del proyecto está participada al 50% por CIP—.

Un mes antes, el promotor llevó a cabo la adjudicación y firma de contratos de compraventa de energía limpia a largo plazo con las compañías de distribución eléctrica de Massachusetts. Estos acuerdos (PPA, por sus siglas) están siendo revisados actualmente por el Departamento de Servicios Públicos. Actualmente, el 70% de los contratos de suministro ya están asegurados.

En octubre, Vineyard Wind formalizó un acuerdo de comunidad de acogida (Host Community Agreement, por sus siglas en inglés) con la ciudad estadounidense de Barnstable, según el cual la empresa promotora efectuará pagos anuales a la ciudad por valor de, al menos, 1.534.000 dólares anuales en concepto de impuestos combinados sobre la propiedad y pagos a la comunidad de acogida. El acuerdo garantiza un pago total a la comunidad de acogida de 16 millones de dólares más 60.000 dólares adicionales (ajustados anualmente por la inflación) por cada año en que el proyecto se halle operativo una vez cumpla 25 años.

También en octubre, Vineyard Wind firmó un contrato de arrendamiento con la Terminal de Comercio Marítimo de New Bedford para respaldar la construcción del parque eólico marino.

SUMINISTRO DE ENERGÍA A CONNECTICUT

Vineyard Wind ha presentado asimismo una propuesta para proporcionar energía eólica al estado de Connecticut. El proyecto, que actualmente está siendo evaluado por el Departamento Estatal de Protección Medioambiental y de Energía (DEEP), incluye una inversión de varios millones de dólares para revitalizar la actividad portuaria de Bridgeport.

La compañía pretende asociarse con dos empresas locales, McAllister Towing y Bridgeport Boatworks, para desarrollar un puerto eólico marino en Bridgeport. En caso de ser aprobada, esta iniciativa supondrá la creación de más de 500 puestos de trabajo en Connecticut en la fase de construcción y más de 1.900 durante todo el proyecto. Además, generará más de 4.000 millones de dólares de beneficios para el estado, mejorará la fiabilidad de la electricidad y estabilizará los precios.
 

(*) Participada al 81,5% por Iberdrola.