PARQUE EÓLICO MARINO DE VINEYARD WIND 1

Vineyard Wind 1, nuestro primer proyecto de eólica marina en Estados Unidos

Iberdrola, a través de Avangrid Renewables, participa en el desarrollo de un parque eólico marino frente a las costas del estado de Massachusetts, en Estados Unidos. Vineyard Wind 1 contará con una potencia de 800 MW, con la que será capaz de atender las necesidades energéticas de más de 400.000 hogares.

Ubicación
Frente a las costas del estado de
Massachusetts (Estados Unidos)

N.º aerogeneradores
62 turbinas GE Haliade-X de 13 MW

Capacidad total instalada
800 MW

Inversión
2.500 millones de euros

Empleo Local
3.600 trabajadores

Entrada en funcionamiento
2023

Parque eólico marino
de Vineyard Wind 1

Vineyard Wind, empresa participada en un 50 % por el grupo Iberdrola —a través de Avangrid Renewables , filial de AVANGRID*— y por Copenhagen Infrastructure Partners (CIP), desarrollará el parque eólico marino Vineyard Wind 1 frente a las costas de Massachussets. Con 800 MW de potencia instalada y una inversión de 2.500 millones de euros, se trata del mayor parque eólico que se está desarrollando en estos momentos en Estados Unidos, y uno de los mayores de Iberdrola en el mundo.

El parque se encuentra a 15 millas (unos 24 km) al sur de Martha's Vineyard y a 34 millas (unos 55 km) al sur de la península de Cape Cod.

El complejo, cuya entrada en operación está prevista para 2023, generará energía eólica suficiente para cubrir la demanda de más de 400.000 hogares y empresas de toda la mancomunidad de Massachusetts. Además, evitará la emisión de más de 1,6 millones de toneladas de dióxido de carbono al año, el equivalente a retirar 325.000 vehículos de las carreteras. Igualmente, durante la vida del proyecto se ahorrarán 3.700 millones de dólares en costes relacionados con la energía en la región de Nueva Inglaterra.

El proyecto creará 3.600 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo y reducirá las tarifas de electricidad en 1.400 millones de dólares en los primeros 20 años de operación.

Con este nuevo desarrollo, que será el primer parque eólico marino a escala comercial de Estados Unidos, el grupo Iberdrola desembarca en el sector de la energía eólica marina en el país y ratifica su papel como compañía eléctrica de referencia mundial en esta área.

ESTADO DEL PROYECTO

Vineyard Wind ya ha obtenido la aprobación federal del U. S. Bureau of Ocean Energy Management (Oficina de Gestión de la Energía Oceánica de Estado Unidos, BOEM) para la puesta en marcha de Vineyard Wind 1.

El BOEM ya había emitido la Declaración de Impacto Ambiental Final (FEIS) favorable para el parque, un estudio exhaustivo para evaluar los posibles impactos ambientales del proyecto propuesto y sirve de base para el Registro de Decisión del BOEM.

Tras recibir la autorización final de la Comisión Federal Reguladora de la Energía (FERC, por sus siglas en inglés), la empresa firmó un contrato con ISO New England para conectar su producción a la red eléctrica de Nueva Inglaterra en la estación transformadora NSTAR, de 115 kV, en Barnstable (Massachusetts).

Una vez aprobado el inicio del estudio ambiental federal, firmó los acuerdos de compraventa de energía a largo plazo (PPA, por sus siglas en inglés) con las compañías de distribución eléctrica de Massachusetts. Actualmente, el 70 % de los contratos de suministro ya están asegurados.

El parque utilizará los generadores de turbinas eólicas Haliade-X de General Electric Renewable Energy, los más potentes en funcionamiento hasta la fecha, con hasta 13 megavatios de potencia y con una altura de 248 metros. Cada una de estas turbinas puede ahorrar 52.000 toneladas de CO2 al año y en una sola rotación —de 38.000 m2— puede generar la energía necesaria para un hogar durante más de dos días.

Por su parte, la empresa española Windar Renovables será la encargada de fabricar las cimentaciones de los aerogeneradores. El contrato tiene un importe cercano a los 100 millones de euros y supondrá la creación de cerca de 400 empleos (500 en picos de ocupación) en sus instalaciones de Asturias.

Vineyard Wind ha adjudicado a la compañía italiana Prysmian Group un contrato valorado en 200 millones de euros para la fabricación y puesta en marcha del sistema de cable submarino que conectará el parque eólico marino con la red eléctrica continental de Estados Unidos. El proyecto requerirá un total de 134 kilómetros de cable eléctrico de corriente alterna de alto voltaje.

Finalmente, la empresa estadounidense Southwire ha sido seleccionada como proveedor principal para el diseño, fabricación e instalación de los cables terrestres. Así, para el primer trimestre de 2023 fabricará e instalará más de 51 kilómetros de cable de alta tensión. El cable se fabricará en la planta de Southwire en Huntersville (Carolina del Norte), que cuenta con tecnología de vanguardia para producir cables de transmisión subterráneos de alta y extra alta tensión, que van de 69kV a 500kV.

OTROS PROYECTOS

Vineyard Wind ha presentado a las empresas de distribución eléctrica de Massachusetts un conjunto de propuestas para desarrollar un segundo parque eólico marino, Vineyard Wind 2, que se situaría al sur del primero. Las propuestas incluyen un proyecto de 400 MW y dos opciones para llevar a cabo otro de 800 MW.

Además, otro proyecto, este en el estado de Connecticut, ya ha sido adjudicado por el Departamento de Energía y Protección Ambiental de Connecticut (DEEP). Con sus 804 MW, el parque de Park City Wind abastecerá aproximadamente el 14 por ciento del suministro de electricidad de Connecticut y evitará la emisión de más de 25 millones de toneladas de emisiones de carbono en el estado. Su silueta no será visible desde ningún punto de la costa de Connecticut.

En este mismo estado, Vineyard Wind pretende asociarse con dos empresas locales, McAllister Towing y Bridgeport Boatworks, para desarrollar un puerto eólico marino en Bridgeport. En caso de ser aprobada, esta iniciativa supondrá la creación de más de 500 puestos de trabajo en Connecticut en la fase de construcción y más de 1.900 durante todo el proyecto. Además, generará más de 4.000 millones de dólares de beneficios para el estado, mejorará la fiabilidad de la electricidad y estabilizará los precios.

 

* AVANGRID, Inc. está participada en un 81,50 % por Iberdrola, S. A.