Embalse de Alcántara

La central hidroeléctrica José María de Oriol, clave de la producción renovable en Extremadura

Energía hidroeléctrica Instalaciones operativas

La central José María de Oriol, que suma más de 50 años de historia, es una instalación hidroeléctrica ubicada en el municipio de Alcántara, en Cáceres. Con una capacidad instalada total que supera los 900 MW, la central se erige como una de las piezas fundamentales de la producción de energía renovable de Iberdrola en Extremadura, en el suroeste de España.

José María de Oriol
Instalación operativa

Central hidroeléctrica José María de Oriol

Ubicación
Ubicación Alcántara (Cáceres)
Capacidad instalada
Capacidad total instalada 957 MW
Producción
Producción energética 1.255 GWh anuales
Entrada en operación
Puesta en marcha 1969

La central hidroeléctrica José María de Oriol, popularmente conocida como central de Alcántara por su proximidad al municipio homónimo, se sitúa sobre el cauce del río Tajo a su paso por la provincia de Cáceres. Esta instalación es una de las piedras angulares de la producción de energía renovable de Iberdrola en Extremadura, al contar con una capacidad instalada de 957 MW, superior a cualquiera del resto de instalaciones de la compañía en la comunidad.

El embalse de Alcántara II fue el de máxima capacidad de los construidos en España y el segundo de Europa hasta 1990, con sus 3.162 hectómetros cúbicos y una longitud de 91 kilómetros. Su presa de gravedad aligerada y doble contrafuerte, formada por 19 elementos de perfil triangular independientes, reúne las aguas confluyentes del Tajo, el Alagón y el Tiétar (estos dos últimos son afluentes del primero). 

La presa José María de Oriol tiene dos aliviaderos (estructuras hidráulicas para el vertido de caudales de grandes crecidas) y dos desagües de fondo. Los aliviaderos de superficie cuentan con una capacidad conjunta de 12.000 metros cúbicos por segundo y los desagües de fondo con una capacidad total de 600 metros cúbicos por segundo. La coronación de esta presa se encuentra a 223 metros sobre el nivel del mar y tiene 7 metros de anchura y 570 de longitud.

La central hidroeléctrica, que cuenta con cuatro grupos de generación, se sitúa a pie de presa en la margen izquierda, dentro del cauce del río y adyacente al cuenco del aliviadero central. 

Historia de la central José María Oriol

La presa recibió en 1970, por petición del Ayuntamiento, el nombre del entonces presidente de la compañía Hidroeléctrica Española (antecesora de Iberdrola), José María de Oriol. 

Para su emplazamiento, entre las cualidades de carácter técnico, se tomaron en cuenta razones como la localización del puente de Alcántara. Los expertos técnicos se quedaron asombrados de la pericia de los ingenieros romanos en la construcción de esta joya de la zona, localizada a unos 800 metros de la presa José María de Oriol y considerada la obra romana de su género más perfecta de Europa. Además, para el traslado de las turbinas desde Francia hasta Alcántara se siguió un itinerario trazado a través de puentes romanos, entre ellos, el puente de Alcántara.

No solo se trataba de desplazar grandes piezas de la infraestructura. Las dimensiones del proyecto exigían mucha mano de obra, que fue contratada en Alcántara pero también en su comarca y en otros muchos puntos de España. A ellos se unieron, además, técnicos de numerosos países, y se estima que en el momento de máximo empleo llegaron a trabajar 3.500 personas y un total de 5.000.

El municipio cacereño vivió un importante crecimiento que cambió la vida de la zona. En pocos años la población aumentó considerablemente y al desarrollo demográfico le acompañó el económico. 

Iberdrola adquirió en 1961 el Convento de San Benito de Alcántara para restaurarlo y situar en él la residencia de los ingenieros que trabajaban en la presa. La propiedad del edificio sigue siendo de Iberdrola, que desde 1985 estableció en el edificio la Fundación San Benito de Alcántara. Esta tiene como objetivo el estudio y la investigación histórica y cultural, sobre todo vinculada al turismo y al desarrollo social de Extremadura. La fundación está constituida, además, por la Orden de Alcántara, el Ayuntamiento del municipio, la Diputación Provincial de Cáceres y las Cámaras de Comercio e Industria de Cáceres y Badajoz.

El salvamiento del puente de Alcántara 

El puente de Alcántara ha sido rehabilitado en numerosas situaciones. Sin embargo, los cimientos de la infraestructura siempre quedaban al margen de toda inspección o tratamiento porque el río, en estiaje, no permitía apreciarlos.

La construcción de la presa de Alcántara trajo como consecuencia un práctico efecto colateral. A partir de ese momento era posible dejar seco el cauce del río en las inmediaciones del puente para analizar la cimentación y actuar en ella, si fuera necesario.

Varios estudios con buzos permitieron intuir en 1.969 ciertos problemas en la base del puente y la nueva posibilidad que ofrecía la presa lo confirmó. Cuando se pudo secar el cauce del río, se observó un gran socavón que presentaba la cimentación de la pila derecha, que siempre se mantiene bajo el agua.

Aunque las pilas están bien asentadas sobre roca, el paso del río Tajo a lo largo de su historia había erosionado una de sus bases. Es difícil adivinar cuál hubiese sido el futuro del puente de no haberse rehabilitado de manera integral, pero si hay algo claro es que la construcción de la presa de Alcántara ha contribuido a preservar una gran obra histórica.

Iberdrola, líder mundial en energías renovables

En Iberdrola decidimos apostar por las energías renovables hace más de dos décadas como un pilar fundamental sobre el que construir nuestro modelo de negocio seguro, limpio y competitivo. Gracias a esta visión, somos hoy en día líderes mundiales en energías renovables, alcanzando los 42.387 MW renovables operativos tras el primer trimestre de 2024.

Este compromiso se refleja en nuestro Plan estratégico en el que destinaremos a renovables 15.500 millones de euros brutos. De este total, más de la mitad está focalizada en eólica marina en Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania; un 28%, en eólica terrestre y un 18%, en solar.