ODS 14: VIDA SUBMARINA

Iberdrola trabaja para minimizar los impactos en áreas marítimas

#sostenibilidad medioambiental #naturaleza

Iberdrola ha asumido el compromiso de alcanzar la cero pérdida neta de biodiversidad para el año 2030. Por ello, el negocio de energía eólica marina de Iberdrola cuenta en todos sus proyectos con un Sistema de Gestión Ambiental que contempla procedimientos específicos para la gestión de los riesgos para el medio ambiente marino.

NUESTRA CONTRIBUCIÓN AL ODS 14: VIDA SUBMARINA

 Protección de las marsopas en el Mar del Norte: durante la construcción del parque eólico marino East Anglia ONE, en aguas británicas del Mar del Norte, se aplicó un Protocolo específico de mitigación de mamíferos marinos (MMMP) para evitar o reducir al mínimo el riesgo de lesiones o perturbaciones para los mamíferos marinos.

 Protección de la biota marina en México: medición de valores de indicadores ambientales de la biota marina (necton, plancton) del ecosistema marino adyacente a la central de ciclo combinado de Baja California.

 Controlar la temperatura marina: en el parque eólico marino de Wikinger se ha realizado el aislamiento de cables submarinos para evitar el incremento de la temperatura en el mar Báltico.

 Apoyo a las nuevas tecnologías para la protección de la fauna: lanzamos el Start-up Challenge: Protección de mamíferos marinos para buscar tecnología que minimice el impacto de la instalación de parques eólicos marinos en los mamíferos de la zona.

 Compartimos conocimientos y buenas prácticas: el equipo de Medio Ambiente de Energía Eólica Marina comparte conocimientos y buenas prácticas sobre temas de ecología marina en todos los proyectos de energía eólica marina, además de colaborar con las partes interesadas internas y externas de todo el mundo.

 Evitamos la contaminación del agua: optimizamos la gestión del agua, evitamos la captación de agua en áreas con estrés hídrico y limitamos el volumen de captación y consumo de aguas continentales en todas las tecnologías.
 

Protegemos la biodiversidad en nuestros proyectos


¿QUÉ ES EL OBJETIVO DE DESARROLLO SOSTENIBLE 14: VIDA SUBMARINA?

El ODS 14 busca conservar y utilizar los océanos, los mares y los recursos marinos de manera sostenible. Para ello, se persigue prevenir y reducir la contaminación marina de todo tipo, minimizar y abordar los efectos de la acidificación de los océanos y reglamentar la explotación pesquera, entre otros objetivos.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE EL ODS 14: VIDA SUBMARINA?

Las precipitaciones, el agua potable, el clima, las costas, algunos alimentos y el oxígeno del aire provienen en última instancia del mar y son regulados por este. Los océanos proporcionan, asimismo, recursos naturales fundamentales como alimentos, medicinas y biocombustibles. Los mares y océanos facilitan y contribuyen a la eliminación de los desechos y la contaminación, siendo sus ecosistemas costeros buenos amortiguadores para frenar los daños que causan las tormentas.

La buena salud de mares y océanos será una ayuda vital para la adaptación al cambio climático y la mitigación de sus efectos nocivos. Pero no solo esto: también las zonas marinas protegidas son impulsoras de la reducción de la pobreza, pues aumenta la pesca y, con ella, los ingresos y la salud de las personas.

A pesar de la importancia vital de los océanos, la irresponsable explotación durante décadas los ha llevado a un alarmante nivel de degradación. Los esfuerzos actuales para proteger entornos marinos y la pesca en pequeña escala son solo un parche para la actual necesidad urgente. Sin embargo, la drástica reducción de la actividad humana derivada de la pandemia de la COVID-19, a pesar de motivar parte de la tragedia (a nivel económico), también es una oportunidad para la recuperación de los océanos.

El océano es el sumidero de carbono más grande del planeta. El 23 % de las emisiones anuales de CO2 que generamos los seres humanos son absorbidas por él, ayudando así a mitigar los impactos del cambio climático. Esta gran ayuda que proporciona el mar, sin embargo, no deja de tener contraprestaciones: el CO2 absorbido provoca que el agua del mar se vuelva más ácida.

Esta acidez pone en peligro a muchas especies marinas, incluidos los arrecifes de coral. La acidez, a fin de cuentas, tambalea la cadena alimentaria marina y tiene efectos negativos en sus ecosistemas, incluyendo la pesca, la agricultura, la protección costera y el transporte o el turismo. Según el Informe sobre los progresos en el cumplimiento de los ODS (2020), la acidificación de los océanos muestra un aumento en la variabilidad del pH de hasta un 10 - 30 % en los últimos cinco años. Para fin de siglo se espera un gran aumento, pasando del 100 % de acidez al 150 %, afectando a la mitad de la vida marina.

El desarrollo sostenible de los océanos pasa por cuidar las áreas marinas protegidas. Estas áreas protegen a las especies y los ecosistemas más vulnerables, asegurando la biodiversidad. En diciembre de 2019, más del 17 % de las aguas bajo jurisdicción nacional eran reconocidas como áreas protegidas (lo que significa más del doble desde 2010).

Por otra parte, los países han conseguido reducir la pesca ilegal a través de un acuerdo internacional vinculante. Sin embargo, se requieren acciones más concretas puesto que la pesca no declarada y no reglamentada continúa amenazando la sostenibilidad social, económica y mundial de la pesca mundial.

Revertir estas cifras requiere una acción global y urgente. Por eso, la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha establecido la protección de la vida submarina como el ODS 14 de sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados en septiembre de 2015 como parte de la Agenda 2030.

METAS DEL ODS 14: VIDA SUBMARINA

Las metas concretas fijadas para 2030 son:

  • Gestionar sosteniblemente los ecosistemas marinos y costeros.
  • Poner fin a la pérdida de biodiversidad biológica y la degradación de los hábitats naturales.
  • Abordar los efectos de la acidificación de los océanos y reglamentar la explotación pesquera.
  • Acabar con la caza furtiva y el tráfico de especies protegidas y prevenir la introducción de especies tóxicas e invasoras.