ODS 11: CIUDADES Y COMUNIDADES SOSTENIBLES

Impulsamos la eficiencia energética en todos nuestros productos, servicios y actuaciones

#sostenibilidad medioambiental #sociedad #I+D+i

El grupo Iberdrola promueve la ecoeficiencia reduciendo los impactos medioambientales en todas sus actividades, instalaciones, productos y servicios. Apostamos por la movilidad sostenible, la eficiencia en edificios y la puesta en valor del patrimonio cultural a través de proyectos de iluminación sostenibles.

NUESTRA CONTRIBUCIÓN AL ODS 11: CIUDADES Y COMUNIDADES SOSTENIBLES

 Referente mundial en la lucha contra el cambio climático: nuestro objetivo es ser neutros en carbono en Europa en 2030 y reducir nuestras emisiones de CO2 a nivel global un 86 % —hasta los 50 g/kWh— al final de la década, llegando a ser neutros en carbono a nivel global en 2050. Actualmente, nuestras emisiones de CO2 ya son la mitad o casi tres veces inferiores que las de nuestros principales competidores.

 Comprometidos con la eficiencia en edificios: la Torre Iberdrola, el Campus Iberdrola y Ochil House, la sede de ScottishPower —filial del grupo en Reino Unido—, son un símbolo del compromiso de la compañía con la sostenibilidad y eficiencia energética. Trabajamos, asimismo, para mejorar el rendimiento de la climatización (calefacción y refrigeración), el aislamiento térmico y la iluminación de los edificios, así como la automatización de las instalaciones asociadas a los mismos.

 Plan de Movilidad Sostenible: lideramos la transición hacia la movilidad sostenible y la electrificación del transporte. Perseguimos la reducción de emisiones, el fomento de la eficiencia energética, la mejora de la calidad de vida de las personas en las zonas donde actúa el grupo y la concienciación de nuestros empleados. A cierre del Ejercicio 2020, Iberdrola ha comercializado alrededor de 10.000 puntos de recarga de vehículo eléctrico y prevé alcanzar los 150.000 puntos en 2025. Además, cuenta con el objetivo de disponer de una flota integrada por más de 3.500 vehículos completamente eléctricos en España y Reino Unido para 2030.

 Nuestro Programa internacional de start-ups Iberdrola - PERSEO promueve soluciones inteligentes para clientes residenciales, comerciales e industriales, así como soluciones de movilidad eléctrica, entre otras. A los 70 millones de euros destinados a esta iniciativa se han sumado en 2020 otros 40 millones dirigidos a lanzar —a través de su unidad Perseo Venture Builder— empresas industriales innovadoras que trabajen en nuevos ámbitos de la electrificación y en sectores difíciles de descarbonizar.

 Productos y servicios eficientes: trabajamos de modo continuo en el desarrollo de nuevos productos y servicios que favorezcan la eficiencia, el ahorro energético y la protección del medio ambiente. Entre ellos destacan: Smart Mobility, Smart Home, Smart Solar, Planes a Tu Medida, Energy Wallet y PowerUp.

 Damos luz al patrimonio cultural: el grupo lleva a cabo distintos proyectos de iluminación en monumentos artísticos y edificios singulares. Se busca contribuir a la puesta en valor del patrimonio, favorecer la eficiencia energética y disminuir la contaminación ambiental.

 

¿QUÉ ES EL OBJETIVO DE DESARROLLO SOSTENIBLE 11: CIUDADES Y COMUNIDADES SOSTENIBLES?

El ODS 11 busca que las ciudades sean más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles. Para ello, hay que garantizar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados; asegurar una urbanización y transportes accesibles y sostenibles, y salvaguardar el patrimonio cultural y natural del mundo, entre otras metas.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE EL ODS 11: COMUNIDADES Y CIUDADES SOSTENIBLES?

El 55 % de la población, unos 4.200 millones de personas, vive en ciudades y núcleos urbanos (ONU, 2019) —de estos, aproximadamente el 60 % lo hace en ciudades de más de 300.000 habitantes, lo que equivale a un tercio de la población global—. La cifra irá en aumento, de manera que será casi el 70 % de la población la que vivirá en núcleos urbanos en 2050.

Aunque el crecimiento de las ciudades proporciona oportunidades, bienestar y prosperidad para muchas personas, genera asimismo grandes desigualdades económicas, sociales y medioambientales. Mil millones de personas viven en asentamientos informales y barrios marginales (la mayoría, en Asia oriental y sudoriental). Estos están densamente poblados, cuentan con escasas medidas higiénicas y están expuestos a violencia y exclusión social. Esta tendencia, lejos de rebajarse, ha aumentado. Si bien es cierto que el porcentaje de personas que vivían en barrios marginales disminuyó entre los años 2000 (28 %) y 2014 (23 %), a partir de esa fecha ha ido creciendo (sobre todo, en África septentrional y subsahariana y Asia occidental), llegando al 24 % en 2018.

Por otro lado, aunque las ciudades del mundo ocupen solo el 3 % de la superficie total de la tierra, la ONU subraya que el 70 % de todas las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) procede de los núcleos urbanos, en su mayoría mal diseñados, con un transporte público insuficiente y un alto consumo energético. Esto se traduce en que, desde 2016, el 90 % de los habitantes de las ciudades respira aire que no cumple con la normativa establecida por la Organización Mundial de la Salud.

No obstante, las zonas metropolitanas impulsan el crecimiento económico, contribuyendo con cerca del 60 % del PIB global. De hecho, ONU-Habitat afirma que las ciudades bien gobernadas y planificadas pueden ayudar a combatir los desafíos globales, como la pobreza (ODS 1) y el cambio climático (ODS 13). Porque el mundo tiene cabida para otro tipo de ciudades: más compactas, sostenibles y resistentes frente a los efectos del cambio climático.

Estos núcleos —que propone la ONU en sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 9)— sustentan su crecimiento económico y el bienestar de sus ciudadanos en torno a sectores como la innovación, la investigación, la construcción de infraestructuras sostenibles y una industria más inclusiva y respetuosa con el medio ambiente. El concepto de infraestructuras sostenibles se refiere a sistemas y equipamientos que den servicios esenciales a la ciudadanía —carreteras, puentes, torres de telefonía, instalaciones de generación y transporte de energía— y que cumplan con los principios de sostenibilidad en todos los sentidos, es decir, que sean respetuosas con el medio ambiente de principio a fin, además de sostenibles en términos económicos, financieros, sociales e institucionales.

La irrupción de la COVID-19 se ha cebado muy especialmente con las ciudades: más del 90 % de los casos de coronavirus ocurren en áreas urbanas. La pandemia golpea con especial crudeza a los mil millones de habitantes de barrios marginales que tienen acceso nulo o limitado al agua, el saneamiento y la gestión de residuos. A esto se suma el hacinamiento del transporte público y las escasas instalaciones sanitarias. Unos servicios básicos confiables, un transporte público seguro y espacios abiertos son necesarios para poder garantizar la salud de la población de las ciudades.

Solo la mitad de la población urbana del mundo tiene acceso al transporte público, según datos de 2019 de 610 ciudades en 95 países. El transporte público confiable y accesible no solo reduce la contaminación del aire y el tráfico, sino que también promueve la productividad y la inclusión.

El rápido crecimiento de las ciudades y megaciudadades —núcleos con más de 10 millones de habitantes; hoy hay 34 y acogen al 13 % de la población mundial (ONU, 2020) y, en 2035, la ONU calcula que habrá 48— hace que sea imprescindible prestar especial atención a los núcleos urbanos. Por este motivo, lograr ciudades más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles es el ODS 11 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, aprobados en septiembre de 2015 como parte de la Agenda 2030.

Iberdrola con los ods

Claves para entender la sostenibilidad urbana

¿A quiénes afecta?

El 55 % de la población mundial
—cerca de 4.200 millones de personas—
vive en núcleos urbanos. 1.000 millones aún viven en barrios marginales.

El 70 % de todas las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) proceden de los núcleos urbanos...

Por lo que cada año mueren 8,8 millones de personas como consecuencia de la contaminación del aire.

¿Cómo se reparte en el mundo?

Las 10 ciudades menos sostenibles del mundo se concentran en Asia (40 %), Norteamérica (30 %), Sudamérica (10 %),
África (10 %) y Oceanía (10 %):

40

35

30

25

20

15

10

5

0

Hanói

Kuala Lumpur

El Cairo

Bangkok

Lima

Yakarta

Indianápolis

Perth

Houston

Tampa

Causas principales

El rápido crecimiento de las urbes en los países menos desarrollados; el aumento de la migración del campo a la ciudad; la mayor competencia por los recursos naturales, como la tierra y el agua; la falta de fondos para prestar servicios básicos; y el deterioro de las infraestructuras.

¿Cómo podemos acabar con ella?

Debemos garantizar el acceso a viviendas seguras y asequibles; tenemos que mejorar los
asentamientos marginales; es necesario invertir en transporte público; crear áreas públicas verdes; e implantar medidas para que la planificación y gestión urbanas sean participativas e inclusivas.

 

 VER INFOGRAFÍA: Claves para entender la sostenibilidad urbana [PDF]

METAS DEL ODS 11: CIUDADES Y COMUNIDADES SOSTENIBLES

Las metas concretas fijadas para el año 2030 son:

  • Asegurar el acceso a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles.
  • Proporcionar sistemas de transporte seguros, accesibles, sostenibles y asequibles, poniendo especial atención al transporte público.
  • Aumentar la urbanización inclusiva y sostenible.
  • Proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural mundial.
  • Lograr la gestión sostenible y el uso eficiente de los recursos naturales.
  • Proporcionar el acceso universal a zonas verdes y espacios públicos seguros, inclusivos y accesibles.