ODS 3: SALUD Y BIENESTAR

¿Cómo podemos garantizar la salud y el bienestar universal?

Aunque en las últimas décadas se han obtenido importantes avances en el aumento de la esperanza de vida y la reducción de la mortalidad infantil y materna, aún son necesarias más iniciativas y proyectos que erradiquen por completo diferentes cuestiones relativas a la salud y el bienestar.

Según el último informe publicado por el Fondo de la ONU para la infancia (UNICEF), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos de Naciones Unidas, unos 15.000 niños fallecen a diario antes de cumplir los cinco años y, de ellos, 2,6 millones mueren antes de cumplir su primer mes de vida cada año. Dicho informe anticipa que, de seguir con las tendencias actuales, 60 millones de niños morirán —también antes de cumplir los cinco años— entre 2017 y 2030.

Asimismo, 300.000 mujeres fallecen cada año al dar a luz. En 2017, el 78% de las mujeres en edad reproductiva (entre los 15 y los 49 años) que estaban casadas o vivían en pareja en todo el mundo satisfacían la necesidad de planificación familiar mediante métodos modernos, en comparación con el 75% en 2000.

Ante esta situación, reducir la tasa de mortalidad infantil y materna y acabar con las epidemias se ha convertido en el tercero de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, aprobados en septiembre de 2015 durante la Cumbre del Desarrollo Sostenible, un encuentro en el que más de 150 jefes de Estado y de Gobierno aprobaron la conocida como Agenda 2030.

Iberdrola con los ods

Claves para entender la mortalidad infantil en el mundo

¿A quiénes afecta?

5,6 millones de niños menores de 5 años

murieron en 2016.

46,4% fallecieron durante su primer mes de vida

como consecuencia de un nacimiento prematuro, bajo peso, infecciones, asfixia o traumatismos derivados del parto

¿Cómo se reparte en el mundo?

El 52,5% se concentra en África, el 42,7% en Asia, el 3,3% en Latinoamérica y el Caribe, el 1,3% en Norteamérica y Europa y el 0,2% en Oceanía.

Los 10 países con mayor porcentaje de mortalidad infantil

Se encuentran en África, donde por cada 1.000 niños menores de cinco años que nacen vivos perecen —en miles—:

150

120

90

60

30

0

Somalia

Chad

Rep.
Centroafricana

Sierra Leona

Mali

Mauritania

Nigeria

Benin

Lesoto

Rep. Dem.
del Congo

Causas principales

Falta de sistemas de acceso a agua limpia y saneamiento, desnutrición, escasa disponibilidad de vacunas y ausencia de una atención médica de calidad, que provoca problemas en los partos y la propagación de enfermedades como la malaria, la tuberculosis y el VIH.

¿CÓMO PODEMOS ACABAR CON ELLA?

Debemos invertir más recursos para mejorar los sistemas de salud primaria —como vacunas y antibióticos—, la lactancia materna, el suministro de agua potable y la alimentación. Además, se debe promover una educación básica universal.

 

 VER INFOGRAFÍA: Claves para entender la mortalidad infantil en el mundo [PDF]

¿Por qué es tan importante el Objetivo Salud y bienestar de la ONU?

Aproximadamente, el 95% de las muertes de menores de cinco años se concentra en África, en países como Somalia, Nigeria, República Democrática del Congo y Etiopía; y en Asia, donde destacan las cifras de China, India y Pakistán.

Para disminuir el número de fallecimientos prematuros se necesitan avances en el acceso al agua limpia y al saneamiento (ODS 6), que contribuyan a reducir enfermedades letales e infecciosas, como la malaria y la tuberculosis, y disminuyan la propagación del VIH. Una atención médica de calidad y asequible, una mejora en la nutrición y una mayor disponibilidad de las vacunas también serán fundamentales para frenar la mortalidad, tanto infantil como materna.

Metas del tercer Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS 3)

Aunque la cifra de defunciones maternas e infantiles ha disminuido desde 1990, todavía es necesario destinar más recursos para garantizar una vida sana y promover el bienestar de todas las personas. Las metas para 2030 son:

  • Reducir la tasa mundial de mortalidad materna a menos de 70 fallecidos por cada 100.000 nacidos vivos.
  • Lograr que todos los países disminuyan la mortalidad neonatal, al menos, hasta 12 por cada 1.000 nacidos vivos y la mortalidad de niños menores de cinco años a un mínimo de 25 por cada 1.000 nacidos vivos.
  • Garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los de planificación de la familia, información y educación.
  • Mermar el número de muertes y enfermedades producidas por productos químicos peligrosos y la contaminación del aire, el agua y el suelo.