PROBLEMAS MEDIOAMBIENTALES

Los grandes problemas medioambientales a nivel mundial a resolver para 2030

#sostenibilidad medioambiental #sociedad #energías renovables

El cambio climático es el gran problema medioambiental al que se enfrentará la humanidad durante la próxima década, pero no es el único. A continuación, repasaremos algunos de ellos —desde la escasez de agua a la pérdida de la biodiversidad o la gestión de los residuos— y abordaremos cuáles son los desafíos que tenemos por delante.

La tercera década del siglo XXI acaba de arrancar y los desafíos ambientales que tenemos por delante, reflejados en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), son numerosos. Este plan de acción global adoptado en 2015 propone medidas concretas para lograr de aquí a diez años un mundo más justo, próspero y respetuoso con el medio ambiente. En ese sentido, la propia ONU advierte que vamos con retraso y la cuestión ahora es si estamos a tiempo de salvar el planeta.

A continuación, resumiremos algunos de los principales problemas ambientales a nivel mundial a resolver, según la propia ONU, durante la próxima década:

LA ADAPTACIÓN Y MITIGACIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO

 El calentamiento global inducido por las emisiones de CO2 —según la ONU estas han aumentado casi un 50% desde 1990— está acelerando el cambio climático y amenaza la supervivencia de millones de personas, animales y plantas al provocar episodios meteorológicos como sequías, incendios e inundaciones cada vez más frecuentes y extremos. Este fenómeno nos obliga a tomar medidas para mitigar sus efectos y adaptarnos a sus consecuencias que, incluso conteniendo el aumento del termómetro terrestre por debajo de 2 ºC como requieren los Acuerdos de París, se mantendrán durante siglos.

LOS PROBLEMAS DE CONTAMINACIÓN Y SU IMPACTO EN LA SALUD

 La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 90% de la humanidad respira aire contaminado y, en consecuencia, solicita una disminución de la polución para reducir el índice de enfermedades respiratorias, evitando así siete millones de muertes al año. El agua contaminada también causa problemas importantes de salud, además de cinco millones de fallecimientos anuales según Oxfam Intermón. La ONU aboga por eliminar los vertidos, minimizar el uso de productos químicos y depurar más cantidad de aguas residuales, entre otras medidas.

LA PROTECCIÓN DE LOS OCÉANOS

 Los mares se han convertido en los grandes vertederos de plástico del planeta. Además, existen otros graves problemas medioambientales relacionados con los océanos como el deterioro de los ecosistemas por el calentamiento global, los vertidos contaminantes, las aguas residuales y el derrame de combustibles. La ONU insta a mejorar la administración de los espacios protegidos, dotarlos de recursos suficientes y disminuir la sobrepesca, la contaminación y la acidificación de los océanos causada por el aumento de la temperatura terrestre.

LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA Y LAS ENERGÍAS RENOVABLES

 Mientras la energía supone un 60% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI), la ONU calcula que el 13% de la humanidad carece de electricidad y que 3.000 millones de personas dependen de los combustibles fósiles para cocinar. Esta situación requiere de una transición energética hacia un modelo más limpio, accesible, eficiente y basado en el uso de fuentes renovables para formar comunidades más sostenibles, inclusivas y resistentes a problemas medioambientales como el cambio climático.

UN MODELO ALIMENTARIO SOSTENIBLE

 La producción intensiva de alimentos tiene consecuencias nefastas para el medio ambiente al empobrecer el suelo y los ecosistemas marinos. Además, la sobreexplotación de los recursos naturales ha puesto en peligro la seguridad alimentaria y el abastecimiento de agua potable. La ONU considera imprescindible un cambio del modelo productivo y de nuestros hábitos alimenticios, apostando por una dieta más vegetariana y con alimentos de proximidad para ahorrar energía y emisiones de CO2.

LA PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

 El 8% de las especies animales conocidas ha desaparecido ya, mientras el 22% se encuentra en peligro de extinción debido, sobre todo, a la destrucción de sus hábitats naturales, la caza furtiva y la introducción de especies invasoras. La ONU ha pedido acciones contundentes para terminar con estas amenazas y preservar nuestro patrimonio natural, como los cada vez más amenazados bosques.

EL DESARROLLO URBANO Y LA MOVILIDAD SOSTENIBLE

 El crecimiento de las ciudades, que tendrán que albergar a unos 5.000 millones de personas en 2030, será otro de los grandes desafíos ambientales de la década. Las metrópolis del futuro tendrán que ser compactas, seguras, inclusivas, ecológicas y eficientes a nivel energético, con más zonas verdes, construcciones respetuosas con el medio ambiente y medios de transporte más sostenibles que le resten protagonismo al tráfico para dárselo a los espacios peatonales.

¿Cómo será la sociedad en 2030?#RRSS¿Cómo será la sociedad en 2030?

 VER INFOGRAFÍA: ¿Cómo será la sociedad en 2030? [PDF]

EL ESTRÉS HÍDRICO Y LA ESCASEZ DE AGUA

 La falta de este recurso, vital para la supervivencia humana, animal y vegetal, afecta a más del 40% de la población mundial y, según el Foro Económico del Agua, la agricultura representa más del 70% del agua utilizada en los países más áridos del planeta. Un uso responsable de los recursos hídricos mejorará la producción alimentaria y energética, además de proteger la biodiversidad de nuestros ecosistemas hídricos y ayudarnos a frenar el cambio climático.

LOS FENÓMENOS METEOROLÓGICOS EXTREMOS

 El aumento de la temperatura terrestre está propiciando eventos climáticos cada vez más frecuentes, intensos y devastadores como sequías, huracanes y olas de calor. Mantener el termómetro a raya, como se viene impulsando en las negociaciones al más alto nivel, y mejorar nuestra capacidad de respuesta ante las emergencias climáticas son las claves para minimizar el número de estas catástrofes y aprender a adaptarnos y defendernos de ellas.

LA SUPERPOBLACIÓN Y LA GESTIÓN DE LOS RESIDUOS

 La ONU prevé que la población mundial supere los 8.500 millones de personas en 2030, obligándonos a reducir notablemente la generación de residuos mediante actividades de prevención, reducción, reciclado y reutilización propias de la conocida como economía circular con el objetivo de minimizar su impacto en la salud y el medio ambiente.