ESTACIONES DE CARGA DE VEHÍCULOS ELÉCTRICOS

Estaciones de carga de vehículos eléctricos, claves para el futuro de la movilidad sostenible

#sostenibilidad medioambiental #I+D+i #sociedad

El cambio de paradigma en la movilidad, que aboga por automóviles eléctricos respetuosos con el medio ambiente, motiva la creciente propagación de puntos de recarga. Así, las también conocidas como electrolineras empiezan a ser una realidad cotidiana en el paisaje de ciudades y carreteras. A continuación, te contamos cómo funcionan y los distintos tipos de recarga que ofrecen.

El transporte, fundamental en la lucha contra el cambio climático, ha de ser sostenible y cada día se dan pasos hacia esa realidad. La movilidad del futuro depende, por tanto, de la adopción de vehículos eléctricos sin emisiones de gases de efecto invernadero y, para ello, tener lugares donde cargarlos es tan importante o más que la propia renovación del parque automovilístico.

LA MOVILIDAD SOSTENIBLE URBANA Y EL VEHÍCULO ELÉCTRICO

Según un informe de Bloomberg, se espera que en 2030 el número de vehículos eléctricos alcance los 116 millones, un 30 % de las ventas. Esto significa que en esta década la infraestructura de puntos de recarga deberá desarrollarse en la misma medida. En términos absolutos, China sigue siendo el mayor mercado mundial de vehículos eléctricos con 2,3 millones de vehículos eléctricos en uso, casi la mitad (45 %) del parque mundial. Europa y Estados Unidos se encuentran lejos de esos números.

El mercado global de vehículos eléctricos.#RRSSEl mercado global de vehículos eléctricos.

 VER INFOGRAFÍA: El mercado global de vehículos eléctricos [PDF]

QUÉ ES UNA ESTACIÓN DE CARGA DE VEHÍCULOS ELÉCTRICOS

Una electrolinera, también llamada estación de carga de vehículos eléctricos, es simplemente un sistema que proporciona energía eléctrica para cargar las baterías de los vehículos enchufables, sean eléctricos o híbridos, sean coches, camiones, autobuses o motocicletas, sean compartidos o particulares. Este tipo de estaciones suelen encontrarse en espacios públicos, cualquier calle, o en centros comerciales, generalmente en las zonas de aparcamiento.

Poco a poco, este tipo de puntos de recarga irán ganando terreno a las gasolineras, que en algunos casos acabarán reconvirtiéndose. Mientras que las últimas necesitan disponer de depósitos bajo el suelo con miles de litros de combustible desde donde se bombea a cada una de las mangueras disponibles, las primeras solo necesitan una conexión eléctrica con suficiente potencia y un convertidor que se encargue de gestionar la recarga del vehículo.
 

CÓMO FUNCIONA UNA ESTACIÓN DE CARGA DE VEHÍCULOS ELÉCTRICOS

Para cargar las baterías de un coche eléctrico, salvo que se cuente con un equipo de carga en el hogar, es necesario acudir a una estación de carga de vehículos eléctricos. Allí debemos seguir una serie de pasos para completar la recarga:

1. Activar el punto de recarga con una app desde el movil, o en su defecto con una tarjeta tipo RFID.

2. Conectar la manguera adecuada según el tipo de carga.

3. Esperar a que el proceso de carga se complete.

TIEMPO DE CARGA DE UN COCHE ELÉCTRICO

Dependiendo de cómo sea la conversión y la potencia disponible, hay distintos tipos de carga y serán necesarios distintos tiempos:

 Modo 1

El vehículo se conecta a una fuente de electricidad doméstica sin establecer ningún protocolo de comunicación ni dispositivo intermedio. No es demasiado seguro y suele usarse para recargar vehículos de dos ruedas, ya que los automóviles no pueden cargar en este modo.

  Modo 2

Los coches eléctricos suelen disponer de un convertidor interno que permite conectar el coche a un enchufe de corriente alterna doméstico y cargar las baterías mediante un dispositivo intermedio que se asegura de que la carga sea efectiva. Aunque se puede usar de manera esporádica para la recarga de vehículos, no está recomendado por los fabricantes. Además, en hogares los enchufes normales están limitados a 16 amperios y la carga necesita entre seis y ocho horas.

 Modo 3

Se establece una comunicación entre el automóvil y el punto de recarga, y puede ser un cargador doméstico, un punto en el aparcamiento de un establecimiento o en un lugar de acceso público. La manguera de carga dispone de distintos contactos que verifican la carga y se aseguran de que se realiza correctamente. La corriente es alterna y permite cargar a mayor potencia y al doble de velocidad que en un enchufe normal.

 Modo 4

La carga rápida es la más costosa y está disponible en áreas de servicio, centros comerciales y otros puntos de acceso público. Cuentan con un convertidor de corriente externo que permite recargar en corriente continua y utilizan una conexión diferente al modo 3 que permite hacer recargas mucho más rápidas. Suelen ser de potencia igual o superior a 50kW, lo que permite cargar un coche en menos de 30 minutos.

Conoce la tipología de los puntos de recarga que existen en la vía pública y cómo funcionan.#RRSSConoce la tipología de los puntos de recarga que existen en la vía pública y cómo funcionan.

Además, dentro de este modo 4, hay unos puntos de recarga ultrarrápida que pueden proporcionar hasta 700 kW de potencia y pueden cargar el 80 % de la capacidad en tan solo seis minutos. En algunos países, como Israel, Holanda o China, se han probado también puntos de recarga en los que se remplaza la batería agotada por una cargada en unos pocos minutos, pero no han tenido éxito debido a los altos costes y a la falta de un estándar de baterías para coches eléctricos.