BRECHA LABORAL DE GÉNERO

La UE y sus Estados miembros deben intensificar sus esfuerzos para conseguir la igualdad entre mujeres y hombres

Las mujeres ya son el 60% de los titulados en la Unión Europea. Sin embargo, muchas se ven obligadas a abandonar el mercado de trabajo debido a sus responsabilidades como madres o cuidadoras de familiares.

Brecha laboral de género.

La brecha laboral de género se manifiesta en toda Europa: a finales de 2016, la tasa media de empleo de las mujeres entre los 20 y los 64 años era del 65,5% frente al 77,4% de los hombres, diferencia que se mantiene inalterable desde 2014, según datos del Report on equality between women and men in the EU elaborado por la Unión Europea.

La UE y sus Estados miembros deben intensificar sus esfuerzos para conseguir la igualdad entre mujeres y hombres. Según el Parlamento Europeo, "sin cambios significativos, serían necesarios 70 años más para lograr la equiparación de salarios, 40 años para alcanzar un reparto equitativo de las tareas domésticas, 30 años para llegar a una tasa de ocupación del 70% entre las mujeres y 20 años para alcanzar el equilibrio de género en política".

"La brecha laboral de género provoca unas pérdidas a los Estados miembros de la UE que alcanzan los 370.000 millones de euros anuales", explica Marianne Thyssen, comisaria de Empleo, Asuntos Sociales, Capacidades y Movilidad Laboral de la UE. "Aumentar la participación de la mujer en el mercado de trabajo no es solo una cuestión de equidad, sino que también presenta un triple beneficio. Es bueno para los progenitores y los cuidadores que trabajan -conseguirán conciliar mejor sus vidas familiares y profesionales-; es bueno para las empresas -podrán atraer y retener el talento- y es bueno para los Estados miembros, que pierden miles de millones de euros cada año".

La mujer: a la conquista de la igualdad.#RRSSLa mujer: a la conquista de la igualdad.

 VER INFOGRAFÍA: La mujer, a la conquista de la igualdad [PDF]

La tasa de actividad de las mujeres en el mercado laboral de España en 2017 se sitúa en un 52,1%, frente al 64,2% de los hombres. Según el informe Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo, elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2014, los líderes del G20 se comprometieron ese año a lograr el objetivo 25 para 25, que implica reducir la brecha en las tasas de actividad de los hombres y las mujeres en un 25% para 2025. En el caso de España, la OIT estima que reducir ese porcentaje generaría a la economía española una ganancia de 30.700 millones de euros.

Las empresas españolas no son ajenas a esta realidad. Ya en 2007 Iberdrola se convirtió en la primera compañía del Ibex-35 en implantar la jornada continua durante todo el año. Esta medida, pionera en España, afecta a unos 9.000 trabajadores y, desde que se puso en marcha, la compañía ha ganado 500.000 horas anuales de productividad.

Iberdrola, que mantiene un firme compromiso con la conciliación entre la vida laboral y personal, cuenta con un Manual de Políticas de Conciliación en el que figuran más de 70 prácticas, entre las que cabe destacar, por ejemplo, las siguientes:

Comprometidos con la conciliación.

 Política de igualdad de oportunidades y conciliación [PDF]