INCLUSIÓN DIGITAL

Inclusión digital, clave para un futuro en igualdad

#internet #sociedad #integracion

La democratización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), que facilitan el acceso a miles de oportunidades informativas, laborales o de ocio, es fundamental en la sociedad actual y su uso debe ser independiente de la condición de cada persona. El objetivo de la inclusión digital es conseguir que, por ejemplo, los mayores o aquellos con menor poder adquisitivo o con discapacidades motrices, intelectuales o audiovisuales no se queden fuera de un mundo que ofrece infinitas posibilidades.

La brecha digital es aquella que separa a las personas que tienen acceso a Internet de quienes no lo tienen. En el año 2000 había 413 millones de personas conectadas a Internet en el mundo. Este número pasó a 3.400 millones en 2016 y a finales de 2020 ha alcanzado los 4.660 millones. La evolución es palpable, sin embargo, aún hay un 40 % de la humanidad sin acceso al mundo digital.

Aquí hace su aparición el concepto de inclusión digital, es decir, los esfuerzos dirigidos a que cada vez más personas al otro lado de la brecha puedan acceder a las oportunidades que Internet brinda. Por ejemplo, la educación online o el teletrabajo, entre otros, que se han tornado fundamentales para garantizar la salud en un momento crítico como el vivido durante la pandemia de COVID-19.

QUÉ ES LA INCLUSIÓN DIGITAL Y CUÁLES SON LAS PRINCIPALES BARRERAS DIGITALES

Según la Comisión Europea, la inclusión digital consiste en que todas las personas puedan contribuir y beneficiarse de la economía y la sociedad digital. Esto supone trabajar en distintas vertientes:

  • Acceso a las TIC, garantizando infraestructuras, precios asequibles y también facilidad de uso.
  • Tecnologías de asistencia, que facilitan el acceso a personas con discapacidades que de otro modo no podrían utilizarlas.
  • Alfabetización digital, incluyendo la formación en TIC en la educación básica y en el aprendizaje continuo de las personas.
  • Inclusión social, poniendo el foco en los sectores más desfavorecidos de la sociedad con programas específicos que les ayuden a incorporarse al mundo digital.

La brecha digital no solo divide a las personas con acceso a Internet de las que no. Hay otros obstáculos que impiden que sectores de la población se conviertan en ciudadanos digitales:

  • La falta de habilidades al no disponer de la formación necesaria para utilizar Internet y los servicios en línea.
  • La falta de confianza, en parte por la falta de habilidades, hace que algunas personas tengan miedo a introducirse en Internet.
  • La falta de motivación, ya que muchas personas no acceden a Internet porque desconocen las oportunidades que ofrece.
  • Los diseños deficientes, porque no todos los servicios y productos digitales son accesibles y fáciles de usar.

Los sectores más vulnerables de la sociedad son quienes más sufren la brecha digital. Aunque hay variaciones entre países, suele afectar en mayor medida a las mujeres, las personas mayores, las minorías raciales y étnicas, las personas con discapacidades, las poblaciones rurales y las de baja condición socioeconómica.

OBJETIVOS DE LA INCLUSIÓN DIGITAL

Tim Berners-Lee, conocido por ser el padre de la World Wide Web, dijo que su creación era "para todo el mundo". Para que esa inclusión digital sea una realidad deben superarse ciertos retos:

 Accesibilidad

Uno de los obstáculos a la inclusión es el acceso de las personas con discapacidades, por ejemplo, visuales o auditivas. La accesibilidad consiste en la adaptación de los dispositivos y los contenidos para eliminar esas barreras.

 Asequibilidad

El coste del acceso a Internet es demasiado alto para numerosas personas con bajos ingresos. En la Unión Europea (UE), por ejemplo, existe la provisión de acceso universal, que garantiza que al menos un proveedor en cada país facilite el servicio a un precio asequible.

 Habilidades digitales

Garantizar el acceso a Internet es importante, pero si las personas no disponen de la formación y las competencias digitales adecuadas para sacarle partido la brecha permanece. Esto es de especial importancia para las personas de la tercera edad.

 Contenidos y servicios relevantes

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) considera que el contenido local relevante en ciertos idiomas minoritarios y los servicios de utilidad para la ciudadanía son parte esencial de la inclusión digital.

La hoja de ruta de la ONU para alcanzar una cooperación digital.#RRSSLa hoja de ruta de la ONU para alcanzar una cooperación digital.

 VER INFOGRAFÍA: La hoja de ruta de la ONU para alcanzar una cooperación digital [PDF]

BENEFICIOS DE LA INCLUSIÓN DIGITAL

El acceso a Internet y a sus servicios asociados influye positivamente en el desarrollo de las sociedades, desde el crecimiento económico hasta el empoderamiento de personas y de comunidades desfavorecidas. Ser un ciudadano digital en el mundo de hoy tiene numerosas ventajas:

 Más oportunidades laborales

En un mundo conectado, los perfiles digitales, como programadores y analistas de datos, están muy demandados. Además, el acceso a las plataformas de networking hace más sencillo conseguir un empleo o financiar un proyecto.

 Más oportunidades educativas

El acceso a Internet abre un universo de posibilidades para la formación, desde los nanogrados, cursos mayoritariamente online centrados en habilidades digitales, al mobile learning, que permite aprender desde un smartphone, o el acceso a videojuegos educativos, entre otras.

 Más alternativas de ocio

El cine, las series, la música y otras manifestaciones culturales y de entretenimiento son mucho más accesibles gracias a Internet, algo que tiene una influencia positiva tanto desde el punto de vista social como educativo.

 Mayor aprovechamiento del tiempo

El uso de servicios digitales permite una mejor gestión del tiempo, lo que redunda en un aumento de la productividad ya que multitud de tareas pueden realizarse de modo remoto y con mayor celeridad.

 Mayor acceso a la información

El acceso a medios de comunicación digitales y a repositorios de contenido compartido, como Wikipedia, contribuye a una mejor educación de la ciudadanía y enriquece la vida social y política de un país.

 Mayor protección contra los delitos digitales

La alfabetización digital proporciona un mayor conocimiento del entorno de Internet y hace menos probable que las personas sean víctimas de estafas a través de Internet, como el phishing.

INICIATIVAS Y SOLUCIONES PARA LA INCLUSIÓN DIGITAL

Varias organizaciones internacionales están trabajando para reducir la brecha digital y favorecer la inclusión:

  • La UNESCO cuenta con iniciativas en todo el mundo para mejorar la participación en la sociedad digital, especialmente en servicios como la salud o la conservación del medio ambiente. También organiza la Mobile Learning Week para explorar las posibilidades de la educación digital.
  • La Comisión Europea, dentro del programa Horizonte 2020, financia multitud de proyectos de inclusión digital, especialmente en el campo de la accesibilidad, dirigidos a personas con diferentes tipos de discapacidad.
  • El ocio digital, incluyendo los contenidos audiovisuales y los videojuegos, es una herramienta muy valiosa para favorecer el acceso al mundo digital, hasta el punto de que el programa Europa Creativa impulsa el desarrollo de este tipo de contenidos en los países de la UE.