ENTREVISTA A SUSANA RODRÍGUEZ

"Cualquiera puede ser un héroe en esta pandemia: basta con cuidar de uno mismo y de los demás"

#deportes #mujeres #integracion

Susana Rodríguez nunca lo tuvo fácil, nació con un 5 % de visión en un ojo y un 7 % en otro, pero hoy no es solo una de las mejores triatletas paralímpicas del mundo, sino que acaba de finalizar su formación como médico residente. A solo unos meses de los, esperemos que esta vez sí, Juegos Paralímpicos de Tokio nos relata cómo ha sido su último año, tanto cuando llevaba su bata blanca como su mono de triatlón.

Al hablar de Susana Rodríguez (Vigo, 1988) aquello de la "historia de superación" parece quedarse corto —campeona mundial y europea de paratriatlón y licenciada en medicina pese a nacer con una grave deficiencia visual—. Cuando le preguntamos si se siente una "heroína", en un alarde de humildad asegura que cualquiera puede serlo, más aún en estos terribles tiempos de pandemia. En las siguientes líneas, nos invita a ilusionarnos y a esforzarnos, pero sobre todo nos emplaza a cuidar de lo más importante: nuestra salud y la de los demás.

Pese a tu deficiencia visual, eres médico y una de las mejores triatletas paralímpicas del mundo, ¿la palabra “imposible” entra en tu vocabulario?

Realmente nunca he quitado del todo la palabra "imposible" de mi vocabulario porque tenemos que aceptar que las limitaciones existen, son inevitables. No obstante, hay muchísimas cosas que nos pueden parecer a priori imposibles, pero que en realidad simplemente son difíciles o complicadas. Para mí la clave es tener ilusión, construir sueños y objetivos ambiciosos e ir a por ellos con determinación y disciplina.

¿En qué momento de tu vida comienzas a practicar triatlón y cómo surge? ¿Cuándo te das cuenta de que puedes llegar a lo más alto?

Empecé a practicar triatlón en 2010, cuando ya era relativamente mayor. Conocía la modalidad porque tenía varios amigos y amigas que la practicaban y porque en Galicia tenemos grandes referentes en este deporte. Había practicado natación y atletismo con anterioridad y empecé poco a poco. En un principio nunca pensé que sería el deporte en el que desarrollaría la parte más importante de mi carrera, pero según pasaba el tiempo me iba fijando nuevos objetivos para mejorar mi rendimiento en los tres segmentos y así fueron llegando los resultados. La primera carrera que realicé me dejó huella: fue un Campeonato de España en Gijón donde el mismo fin de semana se disputaban los títulos en todas las categorías, tanto de deportistas con como sin discapacidad, y ese formato tan inclusivo me enganchó.

La clave es tener ilusión, construir sueños y objetivos ambiciosos e ir a por ellos con determinación y disciplina

Para los que desconozcan cómo es tu disciplina dentro del triatlón, cuéntanos un poco la mecánica. ¿Cuál es la labor de tu guía y cómo es tu relación con ella?

El triatlón es una modalidad que contiene tres segmentos: natación en aguas abiertas, ciclismo y carrera a pie. En la modalidad de paratriatlón competimos en distancia sprint (750 m natación, 20 km ciclismo y 5 km carrera a pie). Entre cada uno de los segmentos tienes que hacer lo que se denomina transición: cambias el material y lo haces lo más rápido posible porque el cronómetro no se detiene. Al tener una discapacidad visual muy grave compito siempre con mi guía: es quien dirige al equipo y me describe la carrera. La relación es ante todo de confianza.

El pasado año ibas a participar en los Juegos Paralímpicos de Tokio, pero la pandemia lo trastocó todo y ya antes de la suspensión decidiste centrarte en tu labor como médico. ¿Qué pensaste en ese momento y por qué tomaste esa decisión?

Al comienzo de la pandemia estaba trabajando en el hospital como médico residente de 4º año en la especialidad de Medicina Física y Rehabilitación y, antes de la noticia sobre el aplazamiento de los Juegos de Tokio, veía la gravedad de la situación y que cada día teníamos unos datos más preocupantes. Por mi trabajo y por mi experiencia siempre digo que no hay nada más importante que proteger la salud y la vida de las personas. El momento no permitía celebrar un evento como los Juegos.

¿Cómo es el día a día de una médico que es, al mismo tiempo, una triatleta paralímpica de élite? ¿Es sencillo de compatibilizar o supone sacrificios?

Los cuatro años que pasaron desde los Juegos Paralímpicos de Rio de Janeiro hasta septiembre de 2020 compatibilicé mi trabajo como médico residente y la actividad deportiva. Siempre tuve el apoyo de mi Jefe de Servicio y de los compañeros del hospital, y esto fue importante para tener tranquilidad en el día a día. No fue fácil, pero sabes que cada día tienes unas responsabilidades con las que cumplir y nunca piensas en el esfuerzo que supone. Ahora que he terminado mi formación como médico especialista y he decidido dedicar unos meses a preparar los Juegos me doy cuenta de que las jornadas a las que me enfrenté durante todo ese tiempo eran agotadoras.

Por mi trabajo y por mi experiencia siempre digo que no hay nada más importante que proteger la salud y la vida de las personas

¿Cómo ha afectado la pandemia a tu rutina de entrenamiento, especialmente durante los meses de confinamiento?

Pasé esas semanas en casa de mis padres en Vigo y me desplazaba a Santiago todas las mañanas en un tren casi vacío para trabajar. Era impactante tanto silencio acostumbrada al ir y venir de trabajadores y estudiantes. Todas las tardes al regresar entrenaba en casa unas tres horas con una cinta de correr, una bicicleta y un rodillo y una máquina de remo, aparte de hacer ejercicios de fuerza. En mayo empezamos a nadar en el mar hasta que abrieron las piscinas. Durante el tiempo que duró el confinamiento, y después de tantos años, fui consciente de lo mucho que me apasiona el deporte: no hubo ni un solo día que dejase de tener motivación y ganas por entrenar. El deporte es algo que disfruto al máximo.

¿Te sirve el deporte para liberarte de las tensiones propias de un hospital? ¿Podemos decir que, en tu caso, el deporte tiene propiedades curativas?

Para mí es muy importante. Siempre me gusta pensar que el deporte me ayuda a ser mejor en la medicina, al igual que mi labor como médico me ayuda a ser mejor deportista.

En el caso de que puedan celebrarse este verano —del 24 de agosto al 15 de septiembre es la fecha prevista por el COI—, ¿cuál es tu objetivo en los Juegos Paralímpicos de Tokio tras tu 5º puesto en Río?

Lo que me gustaría y para lo que llevo trabajando desde que regresé de Brasil en 2016 es conseguir una medalla en Japón, es la única que me falta por alcanzar. Luego intervienen muchos factores, pero estoy lista y preparada para luchar al máximo.

¿Qué significaría para ti colgarte la medalla de oro en Tokio después de tanto esfuerzo y dedicación, y tras un año tan complicado como el 2020?

No lo puedo imaginar. Si finalmente salen adelante los Juegos, serán especiales porque así ha sido el camino hasta ellos. Siempre quise una nueva oportunidad desde que volví de Río y jamás habría pensado que en el camino pasarían tantas cosas... El 2020 fue un año muy complejo para todos y como se suele decir las desgracias nunca vienen solas: en enero me diagnosticaron una cardiopatía y tuve que tomar decisiones importantes y aceptar una nueva rutina para mí. Ha sido duro y si los Juegos salen bien será estupendo; si no los hubiera o las cosas no salieran como me gustaría, repetiría una y mil veces el camino y mis decisiones porque estoy disfrutando cada día de lo que hago.

Para lo que llevo trabajando desde que regresé de Brasil en 2016 es conseguir una medalla en Japón, es la única que me falta por alcanzar

Además del triatlón, es posible que también compitas en la prueba de los 1.500 metros (atletismo). ¿Cuáles son las expectativas ahí?

Conseguí una plaza para esa prueba en el Mundial de Dubai en 2019... ¡Qué lejos queda! Al finalizar 4ª la plaza no es para mí, sino para el equipo y debido a la pandemia tengo que repetir la marca mínima exigida por el Comité Paralímpico Español para participar. Confío en hacerla si tenemos oportunidades para ello. Me encantaría participar en las dos modalidades porque mis comienzos fueron en el atletismo y correr es, sin duda, lo que más me gusta.

En los últimos meses se ha calificado a los sanitarios como héroes, a lo que tú añades tu vertiente como deportista. ¿Te sientes cómoda con ese apelativo?

Cualquiera puede ser un héroe o una heroína en esta pandemia, basta con tener un comportamiento correcto y ejemplar, cuidando de uno mismo y de los demás. Todo el personal sanitario se ha volcado de lleno en la mejor atención a los pacientes, pero es lo que ya se hacía en el día a día... Quizás ahora se le ha dado importancia a un trabajo que en realidad nunca cesa.

Las vacunas contra la COVID-19 dibujan un horizonte más esperanzador para este año. Si tuvieras que pedir tres deseos, ¿qué le pedirías a este 2021?

Salud, salud y salud. Teniendo eso podemos buscar caminos y trabajar para conseguir las demás cosas. Lo importante es estar bien.