ESG SIGNIFICADO

Criterios ESG, ¿cómo realizar inversiones sostenibles y responsables?

#sostenibilidad medioambiental #rsc #transformacion social

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es una prioridad para las empresas realmente comprometidas con las comunidades donde operan. En plena crisis climática, agravada por la pandemia de COVID-19, su contribución será fundamental para lograr una recuperación verde que impulse un crecimiento económico sostenible, acelerando la transición hacia sociedades descarbonizadas. En ese sentido, los criterios ESG, que cubren consideraciones relacionadas con el medio ambiente, la sociedad y el gobierno corporativo, son claves a la hora de realizar inversiones más responsables con el planeta.

Un enfoque de gestión que integre la RSC supone una forma distinta de dirigir las corporaciones al perseguir la generación de valor compartido para todos sus grupos de interés y, para ello, debe tener en cuenta la sostenibilidad de los modelos de negocio. El contexto actual, con el cambio climático como principal reto, convierte a este enfoque en más necesario que nunca. El acrónimo ESG renueva y actualiza el concepto de la RSC y organiza los factores más relevantes en torno a tres ejes, para los cuales establece una serie de criterios que definen qué es la inversión responsable y sostenible.

QUÉ ES ESG

El concepto ESG integra las palabras Environmental (medio ambiente), Social (sociedad) y Governance (gobierno corporativo), agrupando en estos tres ejes los factores no financieros más relevantes de una compañía. Es un enfoque, tanto estratégico como de análisis, muy utilizado por analistas e inversores institucionales para evaluar el desempeño en sostenibilidad. De hecho, según Janus Henderson Investors, compañía británica de gestión de activos globales, las tres iniciales "son hoy en día la piedra angular de la inversión sostenible y responsable de cualquier empresa". Y es que la sociedad y los grupos de interés demandan cada vez más información sobre cómo las empresas gestionan los temas relacionados con la sostenibilidad.

Qué es una Inversión Socialmente Responsable (ISR)

Es un tipo de inversión que tiene en cuenta criterios ESG para seleccionar los activos financieros objeto de inversión. Los motivos varían desde el compromiso de impulsar ciertas reformas sociales, como por ejemplo la descarbonización de la economía o la diversidad e inclusión, hasta la convicción de que una empresa con un buen desempeño ESG ofrecerá una mejor rentabilidad a largo plazo. Dicho de otro modo, es aquella inversión que contribuye al desarrollo sostenible, definido por primera vez en 1987 en el marco de Naciones Unidas como aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las generaciones futuras.

LOS OBJETIVOS DE LOS CRITERIOS ESG

Invertir de manera sostenible significa incluir aspectos adicionales a los financieros en la toma de decisiones de inversión, en concreto factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo. A continuación, y ayudándonos del informe Entendiendo las inversiones según criterios ESG de S&P Dow Jones Indices, las analizamos una a una:

 Medioambiental

Los criterios medioambientales analizan la contribución y el desempeño de un negocio respecto a los desafíos ambientales, como las emisiones de gases de efecto invernadero, la protección de la biodiversidad, los recursos hídricos o la deforestación. Es decir, utiliza métricas para evaluar los impactos ambientales de las empresas y sus esfuerzos para reducirlos.

 Social

Los criterios sociales evalúan la relación de las empresas con su entorno social —empleados, comunidades locales y ciudadanía en general— atendiendo a aspectos como el empleo, la salud, la seguridad, la diversidad, etc. Reflejan, en gran parte, los valores corporativos de la compañía y fortalecen los vínculos establecidos con las comunidades.

 Gobierno corporativo

Los criterios de gobierno corporativo están relacionados con los mecanismos de gobernanza de las compañías, los derechos de los accionistas y las responsabilidades de la dirección ejecutiva. Examinan los procedimientos de decisión de las empresas, su estructura organizativa, los mecanismos de control y los sistemas de cumplimiento, entre otros.

La opinión más generalizada sobre la relevancia de los factores ESG muestra el convencimiento de que las empresas tienen más probabilidades de tener éxito y generar excelentes rentabilidades si crean valor para todos sus grupos de interés. "Creemos que una empresa bien gestionada y responsable que se preocupa por sus empleados, sus clientes y el medioambiente tiene más probabilidades de resistir mejor y superar a sus competidoras. El análisis ESG ofrece perspectivas valiosas sobre factores que pueden tener un impacto significativo en los valores financieros de una empresa y, por tanto, ayuda a fundamentar mejor las decisiones de inversión", señalan desde Janus Henderson Investors.

¿Cuáles son los principios ESG?#RRSS¿Cuáles son los principios ESG?

 VER INFOGRAFÍA: ¿Cuáles son los principios ESG? [PDF]

LAS OPORTUNIDADES QUE OFRECEN LAS INVERSIONES ESG

En el año 2008, el Banco Mundial emitió el primer bono verde de la historia. En su primera década de existencia, este nuevo instrumento movilizó más de 500.000 millones de dólares en inversiones en proyectos enfocados a energías renovables y eficiencia energética, movilidad sostenible, agricultura sostenible y usos de la tierra, bosques y recursos ecológicos, abastecimiento de agua y gestión de aguas residuales, infraestructuras sostenibles y gestión de residuos sólidos, como la basura tecnológica. Y suma y sigue porque la inversión socialmente responsable es una tendencia imparable, lo que se traduce en enormes oportunidades para el planeta:

  • Lucha contra el cambio climático a través de una reducción de la huella de carbono por parte de las empresas y una mejor utilización de los recursos naturales.
  • Estímulo a la investigación a través del fomento de proyectos que redundan en un bien social, como la investigación contra el cáncer o el apoyo a los colectivos más vulnerables.
  • Desarrollo de nuevas tecnologías con un impacto positivo para la sociedad, como aquellas que permiten la construcción de edificios más sostenibles o de redes inteligentes.
  • Impulso a mejoras sociales relacionadas con la educación, la sanidad, la igualdad, la integración o la diversidad.