ENTREVISTA A SCM, SOLARCLEANO, MORESUN Y KIPP & ZONEN

Conoce a los ganadores del 'Start-up Challenge' de limpieza de paneles fotovoltaicos

#sostenibilidad medioambiental #emprendimiento #I+D+i

Cuatro empresas resultaron seleccionadas para llevar a cabo su proyecto piloto en el Start-up Challenge: Limpieza de paneles fotovoltaicos. Hablamos con ellas para conocer un poco mejor los proyectos que las han llevado a ganar este desafío, en el que se buscaban soluciones en seco, sostenibles y de bajo coste para mejorar los procesos de limpieza de paneles solares en proyectos fotovoltaicos a gran escala.

Las start-ups ganadoras fueron MoreSun (Estados Unidos), desarrolladora de una familia de recubrimientos ópticos y antiensuciamiento; SCM (España), dedicada al diseño y fabricación de robots de limpieza para plantas fotovoltaicas; SolarCleano (Luxemburgo), que diseña y fabrica robots de limpieza de paneles solares, y Kipp & Zonen (Holanda) —esta ya veterana—, que suministra instrumentos de medición de la radiación solar y las propiedades atmosféricas en meteorología, climatología, hidrología, industria, energías renovables, agricultura y sanidad pública.

ROBOTS LIMPIADORES

SCM y SolarCleano ganaron este Challenge en las categorías de robots (multifila y monofila respectivamente), gracias a sus robots de limpieza de paneles.

SCM lo hizo gracias a su modelo Sahara. "El sistema —explican sus desarrolladores— consta de elementos mecánicos (reductoras, ruedas, cepillos...), electrónicos (sistema operativo programable, sensórica fin de carrera...) y auxiliares".

Lo que diferencia a este sistema de otros, añaden, es su robustez, ya que aguanta las agresivas condiciones ambientales que sufren este tipo de instalaciones y permite realizar tanto limpieza en seco como en mojado.

Por su lado, el punto fuerte del robot de SolarCleano fue su portabilidad y el hecho de poder manejarlo a distancia. "La mayoría de los limpiadores —cuentan sus creadores— trabajan solos, por lo que necesitan un robot que sea fácil de levantar, transportar, maniobrar y que puedan manejar en una posición segura desde el suelo".

SolarCleano destaca porque "se puede desmontar [por un único operario], controlar a distancia y funciona con baterías". Además, "con sus cuatro cepillos intercambiables y combinados, se adapta a los distintos tipos de suciedad de cada instalación".

RECUBRIMIENTOS Y SENSORES

Pellucere Technologies ganó en la categoría de recubrimientos con MoreSun, una familia de recubrimientos antirreflectantes y antiensuciamiento que pueden reducir la tasa de suciedad significativamente en los módulos solares en ambientes cálidos y secos, aumentando así la eficiencia energética. Su aplicación permite reducir adicionalmente la reflectividad de los módulos.

Los creadores nos cuentan que "MoreSun es el resultado de más de una década de desarrollo en recubrimientos ópticos avanzados para la energía y otros sectores", y están tratando con varios fabricantes de módulos solares para que ofrezcan su producto como opción de fábrica.

La más veterana es Kipp & Zonen, cuyo sensor DustIQ se puede instalar en modelos fotovoltaicos reales para medir la cantidad de suciedad y calcular la energía perdida debido a la suciedad.

"La suciedad no solo es un problema para nuestros clientes propietarios de plantas fotovoltaicas que necesitan producir el máximo de energía, sino que también dificulta medir la luz solar entrante", explican. Y esto es importante porque "la luz solar entrante es el punto de partida para calcular el Performance Ratio (Índice de Rendimiento), un indicador del nivel de mantenimiento y de eficiencia de la planta".

Por ello, cuentan que, mientras trabajaban en este problema, les pareció "más lógico medir ópticamente la suciedad de los módulos fotovoltaicos sin necesidad de limpiar las células o paneles de referencia".

Además, "como no tiene partes móviles y no necesita limpieza, no requiere mantenimiento", señalan sus diseñadores.

IBERDROLA, UN REFERENTE EN EL SECTOR

Las cuatro empresas ganadoras del Challenge coinciden en la importancia de ganar un reto como este de la mano de Iberdrola, "un referente en el sector", con una cartera de proyectos de más de 30 GW fotovoltaicos, tanto por el hecho de poder probar sus productos como por la repercusión mediática que pueda tener.

"Haber sido seleccionados arroja nueva luz sobre nuestras actividades y permite mostrar la calidad de nuestros robots", explican en SolarCleano. "La simple mención de SolarCleano en una publicación de Iberdrola en LinkedIn ya ha despertado el interés de más gente. El Start-up Challenge también nos permitirá encontrar apoyo en los conocimientos de Iberdrola sobre el sector de paneles solares".

En MoreSun también ven este reto como "una oportunidad ideal para trabajar con uno de los propietarios de energía renovable más experimentados del mundo".

"En nuestro caso, vemos claro el asunto de la repercusión mediática y el poder realizar estudios en campo, análisis de nuevas soluciones, etc.", cuentan en SCM. "Pero, sobre todo, que Iberdrola nos permitiera ir de su mano en sus proyectos, para que en un futuro se tuviera en cuenta desde las fases iniciales de diseño".

¿CÓMO VEN LA IMPLANTACIÓN DE SUS IDEAS EN LA INDUSTRIA FOTOVOLTAICA?

En cuanto a si creen que en un futuro todas las plantas fotovoltaicas estarán equipadas con sus inventos, la más segura es Kipp & Zonen, convencida de la utilidad de su sensor. "Desde luego —aseguran— se aplicará en todos los ámbitos donde la suciedad genera pérdidas de energía superiores al 2 %". "De esta manera se excluyen las zonas muy lluviosas —continúan—, pero se incluyen todas las zonas áridas y los lugares próximos a actividades humanas donde se genera polvo, como la minería o las instalaciones de compostaje".

Lo mismo creen en SolarCleano, donde piensan que, "dado que ya es una tendencia emergente, creemos que en el futuro no se realizará ninguna instalación solar sin tener en cuenta la posibilidad de su limpieza. Nuestro objetivo es convertir nuestra solución en el referente para responder a esta necesidad".

En SCM no son tan optimistas. "El problema que nos encontramos es que hay diferencia de criterios dentro de las empresas entre el departamento de Construcción y el de Operación y mantenimiento, por lo que, a la hora de diseñar las plantas, aunque cada vez más, aún no se tienen en cuenta algunos elementos indispensables para una limpieza rápida y eficiente. Actualmente dependemos más de la tipología de la planta que de los propios paneles".

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS GANADORES

La más joven de las start-ups seleccionada es Pellucere Technologies, diseñadora de MoreSun. Nacida en la Universidad Estatal de Oregón, su producto de presentación fue el recubrimiento antirreflector MoreSun para modernizar el mercado solar, en 2019. Actualmente esperan lanzar varias versiones comerciales de su próxima línea de productos, que incluyen la película antiensuciamiento instalada en campo evaluada en el Start-up Challenge, a principios de 2021. Actualmente tienen proyectos de instalaciones activas MoreSun en EE. UU., Canadá, Alemania, Italia y España.

SolarCleano creó su primer prototipo en 2017 y lo presentaron en la feria Intersolar. Hoy son más de 10 personas y están en más de 30 países y cuatro continentes, y en contacto con socios y clientes potenciales en muchos más.

SCM —la única española de las cuatro— nació en 2015 "con la idea de poder solucionar la pérdida de eficiencia de paneles fotovoltaicos". En la actualidad cuentan con un departamento de ingeniería, un taller para fabricar sus soluciones y una campa para realizar las pruebas de los equipos. Y han empezado a ofrecer un servicio de limpieza de instalaciones fotovoltaicas. Sus equipos están funcionando a través de sus clientes en España, Chile, El Salvador, Honduras, México, Kuwait, Arabia Saudí, Egipto, Jordania, Australia, Japón, etc.

La más veterana, con diferencia, es Kipp & Zonen, que fue fundada en 1830, aunque su llegada a la energía solar fue más reciente. "Hace unos 15 años la energía solar despegó realmente y la gente empezó a buscar buenas soluciones para la medición de la radiación solar, a fin de comprobar la eficiencia de sus plantas fotovoltaicas. Al ser uno de los pocos suministradores y tener desde antiguo una buena reputación en el ámbito meteorológico, la gente automáticamente se dirigió a Kipp & Zonen". Kipp & Zonen opera en todo el mundo.