PROYECTO TÁMEGA

Támega, una de las iniciativas más importantes de la historia de Portugal en el sector de la energía

El proyecto supone la construcción de tres nuevas centrales (Gouvães, Daivões y Alto Támega), que se levantarán sobre el río Támega y que implican una inversión de más de 1.500 millones de euros.

Complejo del Támega: datos principales del proyecto.#RRSSComplejo del Támega: datos principales del proyecto.

Este proyecto emblemático de Iberdrola conlleva la construcción de tres nuevas centrales: Gouvães, Daivões y Alto Támega, que se levantarán sobre el río Támega, un afluente del Duero localizado en el norte de Portugal, cerca de Oporto. Las tres centrales sumarán una capacidad instalada de 1.158 MW y serán capaces de producir 1.766 GWh anuales, lo que supondrá un aumento del 6% de la potencia eléctrica total instalada en el país.

El proyecto, que conllevará una inversión de más de 1.500 millones de euros, cuenta con la financiación del Banco Europeo de Inversiones (BEI). En julio, la entidad entregó a Iberdrola 500 millones de euros, los primeros de los 650 aprobados en total para financiar este desarrollo. Actualmente, el 23% de la financiación del grupo tiene ya un formato verde.

Además, el proyecto fomentará la actividad económica y el empleo en la región, ya que durante toda la fase de construcción se estima que se generen hasta 13.500 puestos de trabajo, entre empleos directos e indirectos. Asimismo, en la fase de operación se contratará a varios centenares de personas.

En cuanto a su entrada en funcionamiento, se espera que Gouvães esté operativa en 2021, Daivões en 2022 y Alto Támega en 2023.

Progreso de las obras de construcción

La construcción de las tres nuevas presas y centrales hidroeléctricas, incluyendo una central de bombeo, continúa a buen ritmo, cumpliendo con el cronograma establecido en el inicio del proyecto. Se ha concluido ya el 35% de las obras, por lo que el complejo debería encontrarse completamente finalizado en 2023 —tal y como estaba previsto—, nueve años después del inicio de la construcción.

En Gouvães ya está en marcha el montaje de los cuatro grupos generadores, que sumarán una potencia total de 880 MW y estarán alojados en una caverna subterránea con un volumen equivalente a 25 piscinas olímpicas. Esta central será reversible, es decir, permitirá almacenar agua del embalse de Daivões en el de Gouvães, aprovechando los más de 650 metros de diferencia de cota entre ambos. De esta forma, se podrá bombear la energía cuando haya un exceso de producción y recuperarla cuando sea necesario.

La cantera de Gouvães ya se encuentra en explotación y produciendo áridos para su uso exclusivo en los hormigones del Complejo Hidroeléctrico del Támega; entre ellos, los necesarios para la construcción de las presas. En esta cantera se prevé la producción de más de 2 millones de toneladas de áridos, el equivalente al peso de 5.000 Boeing 747 debidamente equipados y con pasajeros.

Paralelamente, la construcción de Daivões avanza según lo previsto. En abril se iniciaron las obras de hormigonado de la presa, en cuya construcción —que se prolongará aproximadamente un año— se emplearán unos 242.000 m3 de hormigón.

Para ello se está utilizando una planta de hormigonado con una capacidad de producción de 200 m3/h, equipada con dos blondines, sistemas de transporte y colocación del hormigón operados mediante cables suspendidos apoyados en las márgenes en cotas superiores. Los trabajos de hormigonado comenzaron tras la excavación de los cimientos de la presa y en el curso de las obras, que duraron más de 13 meses, se retiraron alrededor de 136.000 m3 de roca.

Energía hidroeléctrica: renovable y autóctona

La compañía es líder en almacenamiento de energía con una potencia de 4.400 MW instalados mediante tecnología de bombeo, el método de almacenamiento energético más eficiente a día de hoy, al no generar ningún tipo de emisión contaminante a la atmósfera y presentar un rendimiento muy superior a las mejores baterías del mercado.

Plantas hidroeléctricas como la del Támega son una salvaguarda para el sistema eléctrico. La mayor instalación de estas características en Europa es el complejo de Cortes-La Muela, ubicado en Valencia.

PLAN DE ACCIÓN SOCIOCULTURAL Y MEDIOAMBIENTAL

  • Proyecto Támega

    Este Plan, desarrollado en el contexto del proyecto Támega y firmado con las diferentes Cámaras Municipales involucradas, incluye una cifra récord de más de 50 millones de euros para el desarrollo económico, social y cultural de la región del Alto Támega.

    El objetivo de este programa de ayudas es contribuir al desarrollo de la región y a la mejora de las condiciones de vida de la población —se estima que durante la ejecución del complejo se generen 3.500 empleos directos y 10.000 indirectos—, así como preservar el entorno del proyecto desde el punto de vista medioambiental. Las acciones planificadas se llevarán a cabo en los municipios de Ribeira de Pena, Vila Pouca de Aguiar, Cabeceiras de Basto, Boticas, Chaves, Valpaços y Montalegre.

    Un ejemplo lo encontramos en la región de Boticas, donde Iberdrola ha participado en el desarrollo del parque Boticas, Naturaleza y Biodiversidad con la construcción de alojamientos para los visitantes y la promoción de acciones de compensación para la flora y fauna del entorno.

    Parque Boticas, Naturaleza y Biodiversidad.

    Parque Boticas, Naturaleza y Biodiversidad.

    Además de estos proyectos, Iberdrola financia otras actividades como la mejora de las redes de saneamiento y abastecimiento público, optimización de instalaciones deportivas, refuerzo de los equipos de los bomberos, nuevas zonas recreativas, etc.; y también ha cofinanciado la construcción de nuevas y emblemáticas instalaciones en la zona, como el Camping Alvão Village, el Centro Hípico de Pedras Salgadas o el Balneario Pedagógico en Vidago.

    Con este tipo de ayudas, Iberdrola consolida su compromiso con la sostenibilidad y la responsabilidad social.

  • Proyecto Tresminas

    Complejo minero romano de Tresminas, Portugal. Locución del vídeo [PDF]

    En el marco de la construcción del gran Complejo Hidroeléctrico del Támega, Iberdrola ha promovido una visita al Yacimiento minero de oro romano de Tresminas, proyecto que se enmarca en las acciones de compensación llevadas a cabo por la compañía de acuerdo a lo establecido en la Declaración de Impacto Ambiental.

    A través de una inversión de 1,84 millones de euros en el Complejo minero de Tresminas, Iberdrola demuestra su compromiso para el desarrollo económico, social, cultural y ambiental de las comunidades donde está presente. La empresa colabora con el Ayuntamiento de Vila Pouca de Aguiar y la Dirección Regional de Cultura del Norte de Portugal, en la puesta en valor histórica, patrimonial y arqueológica de la región. Esta inversión se inició en 2016 y está prevista hasta 2023.

    La empresa ha destinado, entre 2016 y finales de 2018, unos 850.000 euros que, a lo largo de este año, se traducirán en acciones entre las que se incluyen:

    • La financiación del equipo técnico.
    • La continuación de los estudios históricos, geológicos y de fauna y flora de Tresminas.
    • La adquisición de equipo para visitas a las cortas y galerías mineras, su limpieza y / o desobstrucción.
    • La construcción del edificio de apoyo y estructuras y equipos de apoyo a la circulación en las cortas y galerías mineras.

    TRESMINAS, UNA DE LAS MAYORES EXPLORACIONES AURÍFERAS

    El Complejo Minero Romano de Tresminas fue, durante la época romana, una de las mayores exploraciones auríferas en yacimiento primario del conventus bracaraugustanus y uno de los más significativos del Noroeste Peninsular: se estima que entre los siglos I y III d.C. se aprovecharon en Tresminas alrededor de 25 toneladas de oro puro, lo que implicó la expulsión de millones de toneladas de roca mediante la excavación de cortas a cielo abierto.

    Iberdrola se compromete con esta iniciativa a preservar el patrimonio local y nacional de la región de Tresminas, así como a divulgar la importancia arqueológica e histórica de este complejo minero e impulsar el turismo de la zona.

    La inversión realizada por la compañía permite la realización de un conjunto de acciones que benefician al Complejo Minero de Tresminas, posibilitando su futura declaración como Parque Arqueológico, lo que salvaguardará los materiales asociados a la explotación minera romana y el paisaje de la zona.

    Tresminas forma parte de uno de los pilares estratégicos en términos de turismo cultural del Municipio de Vila Pouca de Aguiar. Y ya se han visto los resultados de los esfuerzos realizados durante los últimos meses, tanto a nivel local como regional, tras la puesta en valor patrimonial y turística de Tresminas, incrementándose el número de visitantes a la región.

    ALTO TÁMEGA, CANDIDATA PARA SER PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

    De hecho, estos resultados han sido apoyados por la actividad en asociación transfronteriza con Las Médulas, desde 1997 Patrimonio Mundial de la UNESCO y una de las más importantes y reconocidas minas romanas, en la región de El Bierzo, España. La candidatura se realiza de forma conjunta, en un proyecto cultural común, que tiene como objetivo la puesta en valor del legado minero romano en la Península Ibérica. En el año 2017, este protocolo de cooperación entre el Municipio de Vila Pouca de Aguiar y la Fundación Las Médulas, es apoyado por entidades como la Direção Regional de Cultura do Norte y la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León. Esta alianza tiene como objetivo fortalecer aún más la candidatura de esta zona de Portugal como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.