INTERNET INDUSTRIAL DE LAS COSAS (IIOT)

¿Qué es el IIoT? Descubre el Internet Industrial de las Cosas

#I+D+i #empresa #internet

Según datos de Oxford Economics, el Internet Industrial de las Cosas (IIoT) puede impactar en industrias que representan 62 % del PIB en los países del G20. Entre ellas, algunas como la manufactura, la energía o la alimentación. La aplicación del IoT en el sector promete convertirse en el mayor impulsor de la productividad y la innovación en la próxima década.

En la actualidad, hay 4.600 millones de personas conectadas a Internet en el planeta, pero no están solas: se calcula que hay 30.000 millones de dispositivos conectados a la red que interactúan sin intervención humana, conformando la denominada Internet de las Cosas (IoT). A menudo, se presenta esta tecnología con ejemplos como un frigorífico que hace un pedido al supermercado cuando se termina la leche, sin embargo, la mayor parte de sus aplicaciones se encuentran en la industria y es que el Internet Industrial de las Cosas (IIoT) será pieza clave en la Cuarta Revolución Industrial.

QUÉ ES EL INTERNET INDUSTRIAL DE LAS COSAS (IIOT). DIFERENCIAS CON EL IOT

El Internet Industrial de las Cosas (IIoT) es el conjunto de sensores, instrumentos y dispositivos autónomos conectados a través de Internet a aplicaciones industriales. Esta red permite recopilar datos, realizar análisis y optimizar la producción, aumentando la eficiencia y reduciendo los costes del proceso de fabricación y prestación de servicios. Las aplicaciones industriales son ecosistemas tecnológicos completos que conectan dispositivos y a estos con las personas que gestionan los procesos en líneas de montaje, logística o distribución a gran escala.

Las aplicaciones actuales del IIoT se concentran, sobre todo, en manufactura, transporte y energía, con una inversión de más de 300.000 millones de dólares en todo el mundo en 2019 que se espera se duplique en 2025. En el futuro inmediato se prevé que la adopción del IIoT se traduzca en la implantación de más robots industriales, como los cobots, sistemas de control de almacenes y transporte de mercancías, y sistemas de mantenimiento predictivo.

La diferencia entre el Internet de las Cosas (IoT) y su versión industrial (IIoT) es que mientras el IoT está enfocado a servicios para los consumidores, el IIoT se concentra en aumentar la seguridad y la eficiencia en los centros de producción. Por ejemplo, las soluciones para el consumo se han centrado en aparatos inteligentes para el hogar, desde asistentes virtuales hasta sensores de temperatura o sistemas de seguridad, o para las personas, como los wearables que controlan la salud.

CARACTERÍSTICAS DEL INTERNET INDUSTRIAL DE LAS COSAS (IIOT)

No todos los sistemas pueden clasificarse como IIoT. En general, requiere que sean sistemas conectados en red que generen datos para su análisis y produzcan acciones concretas. El funcionamiento de los sistemas de IIoT se basa en una estructura por capas:

  • Dispositivos. La parte visible del sistema son los dispositivos: sensores, localizadores GPS, máquinas, entre otros.
  • Red. Por encima está la capa de conectividad, es decir, la red que se establece entre estos dispositivos y los servidores a través del cloud computing o el edge computing.
  • Servicios. Son las aplicaciones informáticas que analizan los datos recopilados y los procesan para ofrecer un servicio concreto.
  • Contenido. Es la interfaz con el operario humano, que puede ser un ordenador, una tablet o incluso dispositivos como gafas de realidad virtual o realidad aumentada.

APLICACIONES DEL INTERNET INDUSTRIAL DE LAS COSAS (IIOT)

Las aplicaciones del Internet de las Cosas en la industria son variadas, pero a continuación repasamos algunas de las más relevantes:

 Uso de vehículos autónomos

El transporte de componentes a la planta o de productos al almacén puede efectuarse mediante vehículos autónomos que son capaces de moverse de un lado a otro de la fábrica detectando obstáculos.

 Optimización del rendimiento de las máquinas

Una máquina inactiva representa una pérdida de ingresos. Gracias a los sensores y al procesamiento de datos, es posible optimizar el tiempo de utilización de las máquinas dentro de una planta de fabricación.

 Reducción de los errores humanos

Los operarios humanos continuarán siendo imprescindibles en muchas tareas, pero las herramientas que utilicen estarán conectadas al sistema para ahorrar tiempo y evitar errores.

 Mejora de la logística y la distribución

Los productos almacenados incorporan sensores que aportan datos en tiempo real sobre su ubicación e, incluso, sobre su temperatura o las condiciones del entorno, algo que será especialmente útil durante, por ejemplo, la distribución de la vacuna contra la COVID-19.

 Disminución del número de accidentes

Los wearables, como gafas, pulseras o guantes, permiten recoger datos del operario que los lleva —desde su ubicación o proximidad a las máquinas a su pulso, temperatura o tensión— y reducir así la posibilidad de accidentes.

El impacto del Internet de las Cosas en algunas industrias.#RRSSEl impacto del Internet de las Cosas en algunas industrias.

 VER INFOGRAFÍA: El impacto del Internet de las Cosas en algunas industrias [PDF]

BENEFICIOS DEL INTERNET INDUSTRIAL DE LAS COSAS (IIOT)

El IIoT aporta numerosas ventajas a las empresas y, a continuación, desglosamos algunas de las principales según la consultora Morgan Stanley:

  • Aumenta la eficiencia y la productividad.
  • Crea nuevas oportunidades de negocio.
  • Reduce el coste de los activos durante su ciclo de vida.
  • Refuerza la seguridad de los trabajadores.
  • Impulsa el proceso de innovación de los productos.
  • Mejora la comprensión de las demandas del consumidor.

TECNOLOGÍAS RELACIONADAS CON EL INTERNET INDUSTRIAL DE LAS COSAS (IIOT)

La aplicación presente y futura del IIoT tiene una relación muy estrecha con los más recientes avances tecnológicos: