ENTREVISTA A ENERGIOT, GANADORA DEL 'CHALLENGE' PROTECCIÓN DE AVIFAUNA

Energiot, recolectora de energía para ayudarnos en la protección de la avifauna en nuestras redes

#sostenibilidad medioambiental #naturaleza #I+D+i

La empresa ganadora del Challenge de protección de avifauna de Iberdrola, Energiot, utiliza el Internet de las Cosas (IoT) para monitorizar las redes de servicios públicos sin mantenimiento. Su solución para el reto consistió en un emulador autónomo de depredadores para ahuyentar a las aves, y evitar así el impacto. Conoce más sobre ellos.

Esta start-up afincada en Barcelona nació de las investigaciones del granadino Gonzalo Murillo —ingeniero electrónico nombrado Innovador más novedoso de Europa menor de 35 años en 2016 por el MIT Technology Review—, quien se unió a Joana Cases y Jaume Esteve, a los que conoció en el Instituto de Microelectrónica de Barcelona (IMB-CNM) del CSIC tras estancias en varios países.

Después de realizar varios programas de aceleración de Climate KIC y EIT Innoenergy y ganar el premio CleanTech Camp del IMB-CNM, fundaron Energiot, una spin-off de dicho instituto.

Su visión: perseguir una energía eléctrica más accesible, económica, segura, de calidad y con un menor impacto ecológico.

Para el reto de protección de la avifauna, presentaron un dispositivo autoalimentado que, al detectar la presencia de aves cerca de los tendidos, emite un ruido que las ahuyenta.

¿En qué consiste exactamente el proyecto que os ha hecho ganar el Start-up Challenge de Iberdrola?

Energiot desarrolla dispositivos IoT (Internet de las Cosas) autoalimentados basados en tecnología de recolección de energía para permitir la monitorización sin mantenimiento de redes de servicios públicos (energía, agua, gas).

Actualmente estamos enfocados en aplicaciones de redes eléctricas inteligentes. Usando nuestra tecnología patentada para recolectar energía residual, pudimos desarrollar un dispositivo de bajo coste que no necesita una batería para funcionar y puede monitorizar los activos de la red eléctrica como conductores, torres, aisladores o subestaciones.

Iberdrola u otros operadores de red pueden utilizar esta información para optimizar su operación y mantenimiento y así lograr una reducción estimada de hasta un 20 % en sus costes. Entre otras cosas, es posible detectar más rápidamente fallos eléctricos, realizar mantenimiento predictivo de los activos, una mejor integración de fuentes renovables y permitir una gestión dinámica de capacidad máxima transmitida por las líneas eléctricas, conocida como Dynamic Line Rating (DLR).

Además, para responder al reto presentado por Iberdrola, Energiot ha propuesto una innovadora solución para la protección de avifauna alrededor de tendido eléctrico.

Se trata de un dispositivo añadido al sistema de redes inteligentes de Energiot que permite repeler las aves que pueden posarse en el conductor o torres eléctricas y así evitar su electrocución, la cual produce un irreparable impacto ecológico. Este dispositivo se compone de dos partes. Primero, un detector de presencia de aves, que usa diferentes tipos de sensores que detectan cuando un ave se acerca al tendido. Al ser detectado, este dispositivo dispara una alarma que emite un ruido, que alerta al ave, provocando que se aleje de conductores y torres, protegiendo así la vida animal y previniendo accidentes que puedan comprometer la seguridad y suministro de energía a ciudades y otras regiones.

¿Cómo llegasteis a esta solución?

Cuando vimos que Iberdrola y otras empresas de distribución y transmisión de energía tenían el mismo desafío de protección de avifauna, pensamos cómo nuestro dispositivo inteligente podría ser usado para tal efecto. Investigamos las soluciones disponibles en el mercado para repeler aves y adaptamos las mejores opciones para crear un dispositivo que pudiera funcionar de manera autónoma, utilizando nuestra tecnología de recolección de energía piezoeléctrica y completándola con un panel solar y una batería.

Nuestro dispositivo de IoT independiente para el monitoreo de redes se basa en tecnología piezoeléctrica desarrollada durante más de 10 años de investigación. Gonzalo Murillo, fundador de Energiot, es Ingeniero en electrónica, y desarrolló un doctorado en microelectrónica centrado en la recolección de energía mecánica ambiental mediante microrresonadores. Con base en su investigación, que le sirvió para ser nombrado Innovador más novedoso de Europa menor de 35 años en 2016 por el MIT Technology Review, fue posible desarrollar un mecanismo de bajo coste que permite alimentar dispositivos IoT de baja potencia y evitar así el uso de baterías.

¿Qué innovaciones trae consigo vuestro proyecto? ¿Qué os hace únicos o diferentes?

La gran innovación de Energiot radica en su capacidad para desarrollar dispositivos autónomos que no utilizan baterías. Las tecnologías piezoeléctricas utilizadas están patentadas y bajo secreto industrial y permite que nuestros dispositivos funcionen en cualquier activo de las redes eléctricas: conductores, torres, aisladores y subestaciones.

La diferencia con respecto a otras soluciones del mercado es que este dispositivo tiene un coste mucho más reducido y es menos voluminoso y pesado, lo que permite un despliegue global. Es más flexible y no requiere mantenimiento: lo instalas y no tienes que preocuparte más. Es fácil de operar e instalar.

¿Qué os llevó a participar en el Start-up Challenge?

Iberdrola es una de las empresas de referencia para nosotros. Es uno de los distribuidores más innovadores del mundo y nos parece una excelente oportunidad para acercarnos a ellos y poner en marcha este proyecto. La visión de Energiot es convertirnos en una de las empresas de IoT líderes en el mundo, especialmente en el campo de las redes eléctricas inteligentes. Además, la sostenibilidad es un valor importante para nosotros y el reto que nos propone Iberdrola nos permite poner en práctica nuestra solución y tener un impacto ecológico muy positivo.

¿Qué significa para vosotros haber sido seleccionados? ¿Cómo va a contribuir al progreso de vuestro proyecto y de vuestra empresa?

Estamos muy contentos de haber sido seleccionados y por todo el apoyo y dedicación del equipo de Iberdrola. Todo ha fluido de forma muy profesional y transparente. Esta colaboración ha sido muy satisfactoria y de gran valor. Haber sido seleccionados es una validación del valor añadido y la calidad de nuestra solución y nos da la oportunidad de seguir adelante, innovando y trayendo una solución que generará un alto impacto en el mercado.

Con el piloto desarrollado y evaluado, podemos mejorar nuestra solución con la ayuda de Iberdrola y al final del proyecto lanzar una versión comercial de ambos productos adaptada a las necesidades de la compañía: protección de aves y dispositivo IoT para optimizar las redes inteligentes.

¿De qué manera creéis que iniciativas como el Programa internacional de start-ups de Iberdrola (PERSEO) puede ayudar a las start-ups y a las nuevas empresas?

El proceso de la validación del producto y mercado es muy difícil para las start-ups, ya que muchos clientes e inversores son reacios al riesgo y la innovación. Esto hace que sea más lento y más difícil lanzar una solución de innovación disruptiva, ya que requiere de un capital elevado para desarrollar la solución. Esta iniciativa, PERSEO, es muy bienvenida por las start-ups en este momento, ya que nos acerca al cliente, nos permite cocrear y aporta un voto de confianza y recursos que ayudan a impulsar la solución. Sería muy importante para el mercado que más grandes empresas tuvieran estas iniciativas de innovación y apoyo a las start-ups, colaborando no solo con recursos económico, sino con la predisposición a realizar pilotos y aportar conocimiento técnico y visión de mercado en el desarrollo de soluciones innovadoras.

Nos gustaría saber más sobre vuestra start-up. ¿Cuál es su línea de trabajo? ¿Cómo la creasteis?

Energiot es una empresa tecnológica basada en las investigaciones su fundador, Dr. Gonzalo Murillo. Fue fundada a fines de 2017 gracias al apoyo de Climate KIC e EIC Innoenergy y es una spin-off del Instituto de Microelectrónica de Barcelona (IMB-CNM) del CSIC. A finales de 2018, la empresa se centró en soluciones de IoT para redes eléctricas, debido a la mejor viabilidad tecnología de nuestros dispositivos en este sector y al mayor impacto global en la sociedad. Queremos ayudar a las empresas de distribución y transmisión de electricidad a conseguir una energía eléctrica más accesible, económica, segura, de calidad y con un menor impacto ecológico.

Nuestra línea de trabajo hoy es llevar soluciones de IoT autónomas al sector eléctrico. Nuestro principal producto es un dispositivo IoT para monitorizar redes eléctricas y optimizar su operación y mantenimiento. Junto con Iberdrola, también estamos desarrollando una funcionalidad añadida para prevenir accidentes con aves. De esta forma, pretendemos reducir el impacto ecológico asociado a la distribución y transmisión de electricidad, tan necesaria en la sociedad del siglo XXI, mientras protegemos el ecosistema y su avifauna.

Además del proyecto propuesto para el Start-up Challenge de Iberdrola, ¿qué otro tipo de productos o servicios ofrecéis?

Básicamente, nuestro enfoque de producto principal se está aplicando ya al proyecto con Iberdrola. Cabe destacar que nuestro dispositivo recopila de la red eléctrica varios parámetros clave, como son temperatura, humedad, aceleración, luz o campo magnético. Esta información se envía a la nube y se transforma en información útil para una serie de aplicaciones para los operadores de red:

  • Mantenimiento predictivo de los activos de la red, en lugar del tedioso mantenimiento periódico usado hoy en día. Detectar de esta manera cuando se acerca el final de la vida útil de un activo, antes de que el mismo falle, optimizando su tiempo de vida y evitando gastos de mantenimientos innecesarios. Esto es muy beneficioso, ya que permite a las empresas evitar gastos de personal redundantes y recurrentes por mantenimiento.
  • Optimización de la carga operativa de la red e incremento de la integración de energías renovables. Hoy en día, existe un gran incremento en el uso de fuentes renovables lo cual a priori parece una maravillosa noticia para la sostenibilidad del planeta y hacia un futuro más verde. Sin embargo, el uso de generadores distribuidos y dependientes de variable cambiantes (luz o viento) aumenta la complejidad y el coste de la operación de la red eléctrica. Se pierden miles de millones de euros al año en todo el mundo para equilibrar el flujo de energía generada y la consumida. Un conocimiento a tiempo real de la capacidad máxima que puede ser transportada por las diferentes líneas de la red (algo que es también cambiante y dependiente de temperatura ambiente, viento, lluvia y orografía) es vital para permitir una gestión dinámica de la misma. Esto se conoce como Dynamic Line Rating (DLR) y será algo imprescindible en los próximos años para permitir una mayor penetración de las renovables.
  • Identificar accidentes y eventos. El 8 % de los incendios forestales no intencionados es producido por el contacto de vegetación con las líneas eléctricas. Esto, además de ser una gran catástrofe ecológica, también afecta gravemente al funcionamiento de la línea y la pronta detección de este evento es vital para reducir el impacto a todos los niveles. Las conexiones ilegales a las redes eléctricas, conocidos comúnmente como enganches, son un fraude que pagamos todos los usuarios y que puede ser reducido conociendo también de manera dinámica el flujo de energía eléctrica a través de las redes.

Todos estos problemas generan costes adicionales y perjudican el suministro energético. Nuestro dispositivo ayuda a los operadores a monitorizar a tiempo real y resolver estos desafíos. Nuestra visión es la de crear un "Google Maps" de la red eléctrica que permita en el futuro una gestión dinámica de la misma.

¿Podéis hablarnos un poco más de cada uno de vosotros? ¿De dónde sois? ¿Cómo os conocisteis? ¿Tenéis algún tipo de experiencia previa en start-ups u otros proyectos empresariales? Queremos saber vuestra historia.

Gonzalo Murillo nació en Granada, donde cursó sus estudios en Física e Ingeniería Electrónica. Se fue a Barcelona para realizar su doctorado en la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB) y realizó numerosas estancias en centros internacionales de reconocido prestigio en Francia, Dinamarca, Alemania y Estados Unidos, además de formarse en emprendimiento y gestión empresarial. Más tarde, trabajando en el Instituto Internacional de Nanotecnología en Portugal, decidió volver a España, en el Instituto de Microelectrónica Barcelona (IMB-CNM, del CSIC). Allí conoció a Joana y Jaume, donde juntos fundaron Energiot en 2017, después de ganar el premio CleanTech Camp y realizar varios programas de aceleración de Climate KIC e EIT Innoenergy. Tienen una amplia experiencia en innovación, investigación y desarrollo. Más tarde, Pablo Ribeiro se unió a la start-up. Brasileño con experiencia en negocios y desarrollo de productos, trabajo en Endeavor, la mayor red de apoyo de emprendedores de alto impacto con aceleración empresarial. Fue gracias a Innoenergy y mediante una entrevista en una bonita cafetería en Barcelona como Gonzalo, Pablo y Mario Acosta, un brillante ingeniero de producto de Energiot, se conocieron. El feeling personal, la afinidad de propósito y visión hicieron que comenzaran a colaborar en este sueño en 2018.

¿Cuáles son vuestros próximos proyectos?

Hoy, además del piloto con Iberdrola, estamos realizando otro proyecto con una empresa francesa en una isla del Pacifico. También estamos en conversación con otros clientes potenciales en España, Portugal, Colombia y Chile. Esperamos validar en los siguientes meses todos los casos de uso en dichos pilotos y poder hacer despliegues más masivos durante 2022 y lanzar nuestra plataforma de inteligencia Grid Analytics para la monitorización de redes eléctricas, haciéndolas más inteligentes. Además, nuestros dispositivos pueden ser usados en otras aplicaciones como movilidad inteligente o mantenimiento predictivo en industria 4.0, por lo que se espera una futura diversificación de productos.