SCALE-UP

De 'start-up' a 'scale-up', el salto clave para los emprendedores

#I+D+i #empresa #empleo

Seguro que te suena el concepto de start-up, pero ¿has oído hablar de las scale-ups? Son compañías que han crecido durante los tres últimos ejercicios a un ritmo anual superior al 20 % en número de empleados o en facturación, y alcanzar ese escalón es el sueño de cualquier emprendedor que eche a andar. A continuación, intentamos desentrañar los pasos a seguir para dar el gran salto.

Muchas de las start-ups más codiciadas del mundo en 2020 no existían hace apenas una década. En esta lista figuran compañías como Uber, WeWork, Epic Games y otras tantas que empezaron de cero, crecieron mucho en poco tiempo y dinamizaron la economía global con ideas innovadoras, la apertura de nuevos mercados y la creación de miles de puestos de trabajo. Este crecimiento vertiginoso responde a una estrategia emprendedora conocida en el argot empresarial como scale-up.

QUÉ ES UNA EMPRESA 'SCALE-UP': UN NUEVO MODELO DE NEGOCIO

La Organización para el Comercio y el Desarrollo Económico (OCDE) considera scale-ups a las compañías que llevan tres años seguidos creciendo por encima del 20 % anual en facturación o en número de empleados. Esta escalada meteórica, que según la OCDE debe arrancar con un mínimo de 10 trabajadores, sitúa a estas empresas un paso por delante de las start-ups, multiplica sus opciones de afianzarse en el mercado y las hace más resistentes frente a las crisis.

El secreto del crecimiento exponencial de una scale-up está en su modelo de negocio escalable, su mentalidad inconformista y su sostenibilidad a largo plazo. Estas tres características son fundamentales para atraer el interés de los inversores y conseguir financiación, algo imprescindible para cualquiera de estas empresas en sus inicios. El formato scale-up es cada vez más popular en el mundo y prolifera, sobre todo, en Estados Unidos, Israel, China y Reino Unido.

'SCALE-UP' VS 'START-UP': DIFERENCIAS

Las scale-ups y las start-ups tienen comienzos muy similares. Sin embargo, con el tiempo afloran las diferencias entre unas y otras al tener necesidades, preocupaciones y objetivos distintos. A continuación, repasamos las principales disimilitudes:

  • Las scale-ups tienen siempre modelos de negocio escalables e intención de expandirse a otros mercados.
  • Las scale-ups son empresas más organizadas y estructuradas, con más protocolos internos y procesos más maduros.
  • Las scale-ups contratan a perfiles más especializados que las start-ups y los roles de sus empleados están más definidos.
  • Las scale-ups tienen más experiencia y conocen mejor sus fortalezas y debilidades para seguir creciendo.
  • Las scale-ups suelen ofrecer servicios y productos más desarrollados que los de las start-ups.

Razones para transformarse en una scale up.#RRSSRazones para transformarse en una 'scale-up'.

 VER INFOGRAFÍA: Razones para transformarse en una 'scale-up' [PDF]

CLAVES PARA PASAR DE 'START-UP' A 'SCALE-UP': DE EMPRENDEDOR A EMPRESARIO

No es sencillo que una start-up llegue a convertirse en una scale-up. De hecho, se estima que la gran mayoría de las empresas emergentes no alcanza su tercer año de vida. ¿Cuáles son, entonces, las claves para dar el salto de emprendedor a empresario?:

 Elegir el momento idóneo

Lo más difícil de escalar una start-up es saber cuándo hacerlo. Aquellas que se precipitan o esperan demasiado están condenadas al fracaso.

 Tener dinero suficiente

Las compañías que se deciden a dar el salto necesitan solvencia económica para mantenerse mientras llegan los ingresos.

 Mantener a los clientes durante el proceso

La fidelidad del consumidor hacia una start-up indica que esta se ha posicionado en el mercado y que está lista para escalar.

 Realizar marketing a gran escala

Este tipo de estrategia es fundamental para destacar, ganar nuevos clientes y crecer en un entorno cada vez más competitivo.

 Automatizar tareas y procedimientos

Cuando una start-up crece su funcionamiento se vuelve más complejo. Sin embargo, con la ayuda de las nuevas tecnologías se pueden simplificar mucho las cosas.

 Establecer objetivos medibles

Hay que definir metas individuales y colectivas, y estas deben ser concretas, alcanzables y cuantificables para saber si se cumplen o no.

 Contratar a las personas adecuadas

Los equipos deben estar formados por personas motivadas, cualificadas y capacitadas para afrontar con éxito la etapa de crecimiento.

ERRORES A EVITAR AL CONVERTIRSE EN UNA 'SCALE-UP'

Las prisas y la inexperiencia llevan a muchas compañías emergentes a cometer errores considerables en su camino a la cima. Además, resulta fácil equivocarse en un contexto donde hay que tomar decisiones continuamente, faltan recursos y los problemas surgen a diario. En este apartado analizamos los fallos más comunes que impiden crecer a las start-ups:

  • Carecer de una buena planificación. Es muy difícil acertar si no se tienen las cosas claras y bien pensadas de antemano, de ahí que la estrategia sea clave para no errar.
  • Falta de capital y liderazgo. Sin inversión suficiente y sin un líder que sepa gestionar el cambio, es poco probable que una start-up supere los desafíos que se le presenten.
  • No acertar con las nuevas incorporaciones. No contratar a tiempo o contar con las personas equivocadas es un error que puede arruinar el paso de start-up a scale-up.
  • No buscar ayuda externa. La falta de experiencia es un lastre para el crecimiento que se puede solventar pidiendo consejo a otros líderes o asesorías especializadas.
  • No conectar marketing y ventas. En una scale-up estas dos áreas deben mantener una relación estrecha para que sus objetivos estén bien alineados.