ODS 7: ENERGÍA ASEQUIBLE Y NO CONTAMINANTE

Trabajamos por una energía asequible, segura y sostenible para todos

La energía es fundamental para casi todos los grandes desafíos y oportunidades a los que hace frente el mundo actualmente, pero aún casi mil millones de personas viven sin electricidad. Es necesario universalizar el acceso a servicios de energía limpios y fiables para lograr un planeta socialmente inclusivo y ambientalmente sostenible.

Cerca de mil millones de personas en todo el mundo —840 millones, según datos del Banco Mundial en 2020— viven sin electricidad. Más del 10 % de la población mundial. Otros mil millones se conectan a redes eléctricas poco fiables e inestables, según Fronteras 2017, el último informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU, 2017) sobre los desafíos medioambientales.

A estas dos cifras tan representativas se le suma una más: hoy día, casi 3.000 millones de personas, en Asia y el sur del Sáhara, todavía cocinan con combustibles contaminantes (leña, carbón vegetal, estiércol o hulla), lo que supone el 40 % de la población mundial. Este dato es una de las conclusiones aportadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto al Banco Mundial, la Agencia Internacional de Energía (AIE), la ONU y la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) en el estudio Tracking SDG7: The energy progress report, publicado en 2019.

Hacer frente a esta situación se ha convertido en un objetivo primordial a escala internacional, y garantizar el acceso a una energía asequible, segura, no contaminante, sostenible y moderna para todos es el séptimo de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, aprobados en septiembre de 2015, como parte de la Agenda 2030.

Claves para entender la falta de electricidad en el mundo.#RRSSClaves para entender la falta de electricidad en el mundo.

 VER INFOGRAFÍA: Claves para entender la falta de electricidad en el mundo [PDF]

IBERDROLA Y EL ACCESO UNIVERSAL A LA ENERGÍA

Desde el grupo Iberdrola hemos incorporado a nuestra estrategia empresarial y a nuestra Política de sostenibilidad los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por la ONU en septiembre de 2015. En consonancia con nuestra actividad, enfocamos nuestros esfuerzos en el ODS 7: energía asequible y no contaminante.

Con más de 170 años de historia, la compañía es hoy un líder energético internacional que produce y suministra electricidad a más de 100 millones de personas en los países en los que está presente. Desde enero de 2014, Iberdrola ha contribuido con su programa Electricidad para todos a que más de siete millones de personas se beneficien del acceso a la electricidad a través de proyectos basados en formas modernas de energía y con modelos ambientalmente sostenibles, todos ellos llevados a cabo en distintos países de Latinoamérica y África. Tras lograr esta cifra de beneficiarios dos años antes de lo previsto —el objetivo inicial era conseguir ese hito en 2020 y se cumplió en 2018—, la compañía se ha comprometido a alcanzar los 16 millones para 2030, repartidos entre Brasil y México.

Electricidad para todos nos ha convertido en la primera utility del mundo en poner en marcha un programa concreto centrado en el ODS 7.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE EL ODS 7 DE LA ONU?

La falta de acceso a una energía segura, sostenible y asequible provoca graves problemas en la población: la ONU señala que se producen cuatro millones de muertes prematuras como consecuencia de la contaminación del aire derivada de la quema de biomasa para cocinar y generar calor. Pero, además, el medio ambiente, nuestro planeta, también se ve afectado: Naciones Unidas detalla que la energía representa el 60 % de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI), siendo el principal factor responsable del cambio climático.

La mayoría de las personas que viven sin electricidad se localizan en el África Subsahariana —donde solo tiene acceso a ella un 44 % de la población—, siendo Burundi, Chad y Malawi los países que lideran la lista.

METAS DEL SÉPTIMO OBJETIVO DE DESARROLLO SOSTENIBLE

Pese a que la proporción de personas que acceden a la electricidad se ha reducido más de la mitad desde el año 2000, es necesario aplicar más medidas para acabar con esta situación o en 2030 aún vivirán sin electricidad 674 millones de personas y 2.300 usarán métodos contaminantes para cocinar.

Por este motivo, los objetivos fijados para el año 2030 son:

  • Garantizar el acceso universal a servicios energéticos asequibles, fiables y modernos.
  • Aumentar la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas.
  • Incrementar la cooperación internacional para facilitar el acceso a la investigación y a la tecnología relativas a la energía limpia.
  • Ampliar la infraestructura y mejorar la tecnología para prestar servicios energéticos modernos y sostenibles para todos.