INVERSIÓN EN REDES DE TRANSPORTE Y DISTRIBUCIÓN

Las redes, infraestructura estratégica para la transición hacia una economía descarbonizada

#empresa #inversiones #redes eléctricas

El grupo Iberdrola considera las redes un factor clave para la electrificación de la economía y la dinamización de los territorios. Por eso, sitúa los activos regulados —junto con las energías renovables— en el centro de su estrategia, tal y como demuestra su plan de inversión para el periodo 2020-2025. La compañía destinará al negocio de Redes más de 27.000 millones de euros (el 40 % de la inversión orgánica prevista), con lo que su base de activos regulados alcanzará los 47.000 millones de euros en 2025. Asimismo, con la ampliación de su plan inversor a 150.000 millones de euros hasta 2030, la compañía tiene previsto duplicar su base de activos y alcanzar los 60.000 millones de euros al final del mencionado periodo.

El sistema eléctrico atraviesa una transformación sin precedentes de cara a avanzar hacia la necesaria descarbonización de la economía. En esta transición hacia un modelo energético más limpio, fiable e inteligente, las redes de transporte y distribución se han convertido en la piedra angular para desarrollar un sistema eléctrico con más fuentes renovables, impulsar la movilidad sostenible, propiciar las ciudades inteligentes y favorecer el autoconsumo.

La revolución energética global representa, asimismo, una extraordinaria oportunidad para la recuperación verde post-COVID, pues la actividad de redes posee un importante efecto arrastre en el tejido industrial local. Además de impulsar la economía y el empleo, la innovación en este segmento atraerá la inversión y potenciará el crecimiento de las comunidades.

CERCA DE 60.000 MILLONES DE EUROS HASTA 2030 PARA CONSOLIDAR Y FLEXIBILIZAR LA RED

La compañía ya opera uno de los sistemas de distribución más importantes del mundo, con más de 1,1 millones de kilómetros de líneas eléctricas y más de 4.400 subestaciones, que distribuyen electricidad a más de 34 millones de personas en el mundo. Las nuevas inversiones vienen a reforzar su posición en este mercado: hasta 2022, destinará 12.500 millones de euros al área de Redes. Al cierre de 2020, el valor de los activos ascendía a 31.100 millones de euros y en 2021 seguirá creciendo hasta aproximadamente 36.000 millones de euros, que previsiblemente ascenderán a 38.000 millones de euros en 2022. Entre 2023 y 2025 se tiene previsto invertir otros 14.600 millones de euros, situando sus activos regulados en 47.000 millones de euros, y con el nuevo plan inversor anunciado hasta 2030, el valor de los activos regulados ascenderán a 60.000 millones de euros.

Además, Iberdrola continúa apostando por los países con Rating A, de manera que el 83 % de sus activos se encontrarán en estos mercados al final del periodo. Estados Unidos recibirá la mayor inversión en redes, unos 11.880 millones de euros (el 44 % del total de 27.000 millones), seguido de Brasil (5.670 millones, el 21 %), Reino Unido (4.860 millones, el 18 %) y España (4.590 millones, el 17 %). De este modo, en 2025 Estados Unidos será el país con mayor cifra de activos regulados del grupo, con el 40 % del total, desbancando a España, que representará un 23 % —frente al 31 % actual—.

En línea con los objetivos climáticos de sus principales mercados, la compañía ha avanzado un horizonte a 10 años, según el cual prevé multiplicar por dos sus activos regulados, hasta los 60.000 millones de euros, para 2030.

MÁS DE 21 MILLONES DE CONTADORES INTELIGENTES PARA 2025

Iberdrola seguirá trabajando en la modernización, digitalización y automatización de las redes, como elemento clave para mejorar la calidad del sistema de distribución y garantizar la masiva incorporación de renovables en un futuro próximo, así como para promover la electrificación de la movilidad, los edificios y la industria.

El grupo es hoy en día líder mundial en el desarrollo e implantación de redes inteligentes. Sus compañías distribuidoras han instalado cerca de 14 millones de contadores inteligentes e incorporado a la red capacidades de telegestión, supervisión y automatización en España, Estados Unidos, Brasil y Reino Unido, consolidando uno de los sistemas de transporte y distribución eléctrica más avanzados del mundo. Gracias al nuevo plan de inversión, Iberdrola incrementará casi un 50 % el número de contadores inteligentes de su red, que alcanzarán los 21,2 millones a finales de 2025.

Además de mejorar la eficiencia de la red y la calidad del suministro, esta evolución hacia una infraestructura inteligente —más fiable y segura— es fundamental para avanzar hacia el nuevo modelo energético. Un escenario en el que los consumidores son los protagonistas, al disponer de mayor capacidad de decisión y conectividad, lo que les permite hacerse responsables del uso de la electricidad, y en el que las energías limpias, las ciudades inteligentes, el vehículo eléctrico y el autoconsumo juegan un papel principal.

CENTRO GLOBAL DE INNOVACIÓN EN REDES INTELIGENTES

En este sentido, Iberdrola se ha anticipado al futuro con la creación de un centro mundial de innovación en redes inteligentes para dar respuesta a los retos de la transición energética y liderar esta área. El Global Smart Grids Innovation Hub actuará como plataforma tractora de la innovación, combinando su capacidad tecnológica con la de proveedores, colaboradores y start-ups de todo el mundo.

El centro agrupará el potencial innovador de más de 200 profesionales en el desarrollo de proyectos de I+D+i relacionados con los desafíos de las redes eléctricas del futuro, entre ellos, una mayor digitalización, el tratamiento de los datos que generan estas infraestructuras y la respuesta, en términos de solidez y flexibilidad, de la red eléctrica a nuevos modelos de consumo, como la movilidad eléctrica y el autoconsumo.

El hub de innovación arrancará en la primavera de 2021 y la compañía ya ha identificado más de 120 proyectos para su futuro desarrollo por valor de 110 millones de euros. Las líneas de trabajo, de ámbito internacional, permitirán el desarrollo y despliegue de soluciones innovadoras para la actividad de redes eléctricas del grupo energético en el mundo.

La iniciativa cuenta con la colaboración de la Diputación de Bizkaia, que facilitará la interacción del ecosistema de Iberdrola con los mecanismos fiscales para la innovación desarrollados por la institución foral y los instrumentos para acelerar la consolidación de start-ups.